A día de hoy no sabemos qué es la felicidad

A día de hoy no sabemos qué es la felicidad

Estamos cansados de escuchar: “voy a dedicarme a ser feliz”. Hace miles de años, los filósofos griegos estudiaban la felicidad.
Los seres humanos desconocemos infinidad de cosas sobre nosotros mismos. Ni siquiera sabemos qué es la felicidad.
Sin embargo, los psicólogos clínicos sí tratan muchos de los distintos casos de la infelicidad, sabemos mucho sobre la depresión o el estrés.Los antiguos filósofos griegos inauguraron academias de la felicidad, quizás entrar a buscar este tipo de estímulos mejoraría nuestro nivel de vida, como ciudadanos y como personas.
La escritora Katherine Mansfield describía la sensación “como tragar de pronto un pedacito de sol del atardecer”. Se trata de diferentes sensaciones, las cuales según la persona son muy subjetivas, para alguien puede ser el vestir con el último modelito de su diseñador favorito, para otra persona sea escuchar su canción favorita o saborear su plato de cocina favorito.

Muchas preguntas sobre la felicidad


La humanidad se ha preguntado en bucle lo siguiente durante muchos años: ¿se hereda la capacidad para ser feliz?¿Es posible prolongar un instante de dicha felicidad?¿Se puede tener enamoramiento de una misma persona toda la vida?¿En qué consiste la felicidad máxima?
Existen inverstigaciones que afirman que existen regiones cerebrales en las que se originan las sensaciones placenteras.
Otra revelación es que el cerebro adulto sigue evolucionando. Cada vez que aprendemos algo, se modifican los circuitos cerebrales y se tejen nuevas mallas en la red de neuronas. ¡Su cerebro habrá cambiado después de leer este artículo!
Por lo tanto, somos capaces de entrenar nuestra capacidad para ser felices.
En los artículos de esta sección intentaremos acercarles hacia la felicidad.

Estamos cansados de escuchar: “voy a dedicarme a ser feliz”. Hace miles de años, los filósofos griegos estudiaban la felicidad.

Los seres humanos desconocemos infinidad de cosas sobre nosotros mismos. Ni siquiera sabemos qué es la felicidad.

Sin embargo, los psicólogos clínicos sí tratan muchos de los distintos casos de la infelicidad, sabemos mucho sobre la depresión o el estrés.

Los antiguos filósofos griegos inauguraron academias de la felicidad, quizás entrar a buscar este tipo de estímulos mejoraría nuestro nivel de vida, como ciudadanos y como personas.

La escritora Katherine Mansfield describía la sensación “como tragar de pronto un pedacito de sol del atardecer”. Se trata de diferentes sensaciones, las cuales según la persona son muy subjetivas, para alguien puede ser el vestir con el último modelito de su diseñador favorito, para otra persona sea escuchar su canción favorita o saborear su plato de cocina favorito.

Preguntas que nos hacemos sobre la felicidad, pero no sabemos qué es la felicidad


La humanidad se ha preguntado en bucle lo siguiente durante muchos años: ¿se hereda la capacidad para ser feliz?¿Es posible prolongar un instante de dicha felicidad?¿Se puede tener enamoramiento de una misma persona toda la vida?¿En qué consiste la felicidad máxima?


Existen investigaciones que afirman que existen regiones cerebrales en las que se originan las sensaciones placenteras.
Otra revelación es que el cerebro adulto sigue evolucionando. Cada vez que aprendemos algo, se modifican los circuitos cerebrales y se tejen nuevas mallas en la red de neuronas. ¡Su cerebro habrá cambiado después de leer este artículo!
Por lo tanto, somos capaces de entrenar nuestra capacidad para ser felices. También tiene gran relevancia el entorno en el que nos encontremos, la sociedad tiene que tener una justicia, un sistema comunitario y unas reglas que permitan al individuo la posibilidad de alcanzar la felicidad.
En los artículos de esta sección intentaremos acercarles hacia la felicidad.