¿Es el champán más fuerte que bebidas alcohólicas sin burbujas?

¿Es el champán más fuerte que bebidas alcohólicas sin burbujas?

¿Es el champán más fuerte que bebidas alcohólicas sin burbujas?

Si es así, puedes echarle la culpa a las burbujas.

Supuestamente el champán te hace beber más rápido que otras bebidas con un contenido de alcohol similar. Pero, ¿cuánto de esto es cierto? Dicho de otra manera, ¿tiene que tener una mayor moderación con el champán en los momentos de celebración?

A pesar de que una copa de champán no suele tener más alcohol que una de vino, existe cierta evidencia de que afecta a las personas más rápido. Pero no es solamente el champán el que tiene ese efecto. Se trata de cualquier bebida alcohólica con burbujas, según Hildegarde Heymann, científica sensorial en el Departamento de Viticultura y Enología de la Universidad de California en Davis.

Sin embargo, el jurado aún está deliberando sobre si las burbujas alcohólicas hacen que los bebedores se emborrachen más rápido que las personas que ingieren bebidas alcohólicas sin burbujas.

Estudios centrados en la bebidas alcohólicas sin burbujas y con ellas

En un estudio llevado a cabo en 2007, los científicos reunieron a 21 participantes en tres ocasiones diferentes y les sirvieron una bebida diferente cada vez. Primero, un vaso de vodka, puro. Después, vodka mezclado con agua sin gas. Finalmente, vodka mezclado con una cantidad equivalente de agua con gas. Antes de cada encuentro, los participantes ayunaron durante la noche. Tenían cinco minutos para beberse el vodka y después, durante las siguientes cuatro horas, los científicos midieron sus concentraciones de alcohol en sangre.

Los resultados del estudio, publicados en el Journal of Forensic and Legal Medicine, parecían confirmar que las bebidas alcohólicas gaseosas realmente hacen que la gente se emborrache más rápido. En promedio, el vodka burbujeante aumentó las concentraciones de alcohol en sangre más rápido que el vodka puro y aguado. Curiosamente, tanto el vodka burbujeante como el aguado aumentaron las concentraciones de alcohol en sangre más rápido que el vodka puro, según ese mismo estudio. Es un fenómeno bien respaldado por otras investigaciones . Las concentraciones de alcohol en sangre aumentan más rápido con bebidas con concentraciones de alcohol de 10-20%. Un cóctel o una copa de vino, por ejemplo.

Pero muy pocos otros estudios apoyan este hallazgo. El único otro experimento para explorar esta cuestión, publicado en 2003 en la revista Alcohol and Alcoholism incluyó solo a 12 participantes. En lugar de comparar la respuesta de cada participante a una bebida alcohólica sin gas versus una bebida alcohólica carbonatada, clasificaron a los participantes en dos grupos: bebedores de vino sin gas y bebedores de vino espumoso. Los científicos encontraron que los participantes que bebían vino espumoso absorbían más alcohol; pero con tan pocos en cada grupo, la diferencia podría deberse a una variación natural en la tolerancia al alcohol.

¿Es el champán más fuerte que bebidas alcohólicas sin burbujas?

¿Cómo funcionaría eso? Todo se reduce a la rapidez con que el alcohol se mueve a través del tracto digestivo. Mientras que el estómago absorbe algo de alcohol, los intestinos son mucho más eficientes para transportar la sustancia a nuestra sangre. Por lo tanto, cuanto más tiempo permanezca el alcohol en el estómago, menos borracho estará. Este proceso está controlado por el esfínter pilórico. Una especie de compuerta que se abre para permitir que los alimentos salgan a los intestinos o se cierra para que se digieran en el estómago. Por eso es una buena idea comer un aperitivo con champán: “Si comes con tu alcohol, eso ralentiza el proceso y te emborrachas menos”, dijo Heymann. El esfínter se cierra para permitir la digestión de los alimentos. Como resultado, su sangre absorbe el alcohol durante un período de tiempo más largo, decía Heymann. 

En cuanto a por qué las bebidas espirituosas nos hacen beber menos rápido que las bebidas más suaves. Los científicos plantean la hipótesis de que las altas concentraciones de alcohol irritan el revestimiento del estómago, lo que hace que produzca moco. Al imitar la comida, el moco hace que el esfínter pilórico permanezca cerrado.

La carbonatación podría hacer que el esfínter pilórico se abra antes de lo que lo haría de otra manera, vaciando el contenido del estómago en los intestinos, dijo Heymann. Hay algunos estudios que sugieren que la carbonatación acorta la cantidad de tiempo que la comida y la bebida permanecen en el estómago. Estudios más recientes sugieren que las bebidas gaseosas y sin gas pasan la misma cantidad de tiempo en el estómago.

FUENTES:

https://www.livescience.com/