Cierres de granjas de visones por toda Europa

Los cierres de granjas de visones debido a esta pandemia parece evidente. En este artículo les explicamos el contexto de cómo se produjo todo.

La semana pasada surgió gran conmoción cuando Dinamarca sacrificó todos sus visones, sobre 17 millones de animales, por la propagación del coronavirus. Tal sacrificio nacional se convirtió en protesta política, después de que el primer ministro admitiese que el plan fue apresurado y sin base legal.

Las autoridades danesas están preocupadas porque la mutación del coronavirus encontrada en el visón pueda obstaculizar la eficacia de una futura vacuna.

‘Un duro golpe’ se esperan cierres de granjas de visones permanentes

Se desplegó a la policía y las fuerzas armadas para sacrificar a los animales, aunque la tarea llevará semanas.

Para los ganaderos de la cría de visones, el efecto causado por estas medidas es devastador. Varios de ellos aparecieron llorando en televisiones danesas.

La matanza de visones en Dinamarca estuvo ocurriendo durante varias semanas, con 2,85 millones ya sacrificados.

La Administración de Alimentos y Veterinaria de Dinamarca afirma que el sacrificio ya se completó en 116 granjas y que el trabajo aún sigue. Se están produciendo cierres de granjas de visones en todo el país momentáneamente. 

Por qué se ordenó el sacrificio

Dinamarca es el mayor productor del mundo peletero, aunque no fue el primer país en reportar estos brotes. Otros países afectados antes fueron España, Suecia, Italia o los EEUU, igual que en Holanda, donde se producirán cierres de granjas de visones hasta la primavera del próximo año.

Los científicos del Statens Serum Institute en Copenhague alertaron por primera vez después de detectar mutaciones en cepas de coronavirus encontradas en visones. Después, llegó una orden de sacrificio masivo y un encierro de cuatro semanas para las personas que viven en el noroeste del país.

‘Grupo 5’

El origen del COVID-19 era en principio de un animal salvaje, después se transmitió a los humanos, y posteriormente al visón de granja, antes de volver a un pequeño grupo de humanos.

Se descubrieron varias mutaciones del virus en visones que no surgen en los humanos. Uno llamado “grupo 5” es especialmente preocupante y al menos 12 personas lo contrajeron en Dinamarca. Más de 200 personas también contrajeron otras cepas del virus relacionadas con el visón.

Las pruebas de anticuerpos encontradas en los pacientes con la mutación de “Grupo 5” respondieron peor ante las investigaciones en laboratorio.

Estas infecciones están centrando una amplia atención internacional, llevando por ejemplo a Reino Unido a prohibir los viajeros procedentes de Dinamarca.

Sin embargo, también existe la preocupación de que Dinamarca haya reaccionado exageradamente y los científicos nacionales y extranjeros hayan intentado evaluar el riesgo.

‘Se han cometido errores con los precipitados cierres de granjas de visones’

El gobierno admitió el martes que carecía del marco legal para una orden nacional y que solo tenía jurisdicción para sacrificar visones o rebaños infectados dentro de un radio de seguridad.

«Es un error. Es un error lamentable», dijo la primera ministra Mette Frederiksen mientras se disculpaba ante el parlamento.

El Gobierno trató de remediarlo apresurándose a aprobar una legislación de emergencia, aunque los partidos de la oposición dicen que es poco probable que apoyen el nuevo proyecto de ley.

El presidente del Partido Liberal, Jakob Ellemann-Jensen, lo calificó de «impactante» y criticó la falta de transparencia. Según él, la compensación para los criadores de visones se tendría que haber establecido primero.

«Se han cometido errores», dijo Mogens Jensen, ministro de Alimentación, Agricultura y Pesca.«Pero eso no cambia el hecho de que existe un gran riesgo de criar visones en Dinamarca bajo corona».

¿Es este el fin del negocio del visón en Dinamarca?

Dinamarca cuenta con más de 1.000 granjas de visones, por lo que el director del organismo comercial Kopenhagen Fur calificó la matanza nacional como un desastre.

«Es un cierre y liquidación permanente de facto de la industria peletera», dijo su presidente, Tage Pedersen, quien predijo que 6.000 puestos de trabajo podrían verse afectados por cierres de granjas de visones.

La industria registró una facturación de aproximadamente 800 millones de euros en 2018-2019. Las pieles se venden a la industria de la confección, aunque también se usan en algunos productos como pestañas postizas.

En toda Europa existen alrededor de 4.350 granjas de visones.

El grupo industrial Fur Europe se afirma en que la demanda de pieles continúa siendo fuerte. «El mercado ya ha reaccionado a la oferta reducida del próximo año con precios más altos de las pieles», afirmaron para la BBC.