Combatir la corrupción apoyar el libre comercio en África

Combatir la corrupción  apoyar el libre comercio en África

Combatir la corrupción apoyar el libre comercio en África

Históricamente, los países africanos se han visto envueltos en un ambiente de corrupción generalizada y flujos financieros ilícitos. Esto no ha hecho más que privarlos de los fondos de desarrollo que tanto necesitan y que erosionan la confianza a nivel mundial.

Las instituciones buscan garantizar la transparencia y se encuentran ante la carencia de liderazgo y buena voluntad política necesarios para cumplir con los mandatos.

Según el «Informe sobre el desarrollo económico en África 2020» de la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo, los países africanos deben construir una mayor cooperación en el marco del Área de Libre Comercio Continental Africana para frenar la corrupción y los flujos financieros ilícitos. África debe de tomar medidas de integración más profundas, creando así economías más resistentes.

Profundizando la integración regional y la cooperación dentro del área de libre comercio, las economías resilientes podrán reconstruirse en tiempos posteriores a la pandemia. Esta implementación del libre comercio podrá ayudar a reducir la dependencia en África de los mercados mundiales para el comercio. Por lo que facilitar el comercio interior en África llevará a una reducción de la vulnerabilidad a las fuerzas del mercado internacional en el futuro.

Según la edición de 2018 de African Economic Outlook, las exportaciones totales de África se pueden impulsar en un 29% y el comercio intracontinental en un 81% a través de la zona de libre comercio.

Para implementar estas medidas con éxito, se necesitan importantes recursos para abordar los cuellos de botella de la infraestructura. Aumentando así las oportunidades de inversión en el sector manufacturero.

Tiene que haber transparencia para llevar a cabo medidas

Es importante también estar pendientes de los flujos de ingresos gubernamentales y de pequeñas y grandes empresas. Por lo que se necesita transparencia para que no existan flujos financieros ilícitos. Estos flujos mencionados son un gran problema para el éxito económico de África, ya que la UNCTAD estima que el continente podría ahorra 88.000 millones de euros al año frenando este tipo de prácticas.

Consiguiendo frenarlos, se podrá aumentar el capital destinado a empresas y desarrollar infraestructuras. Aumentando de esta manera la capacidad de cada país para adaptarse a otros mercados en el área de libre comercio. Esto también propiciará a los gobiernos un espacio fiscal adicional para apoyar la recuperación del sector privado del impacto de la pandemia. Es por lo que los gobiernos africanos tendrían que tomar esta serie de medidas y reforzar su colaboración política.