El desafío de los “Menas”, una situación que empeora

El desafío de los Menas
Imagen de tuotrodiario.com

El desafío de los “Menas”, una situación que empeora.

Mena (menor extranjero no acompañado) es una de esas palabras nuevas que ya tiene una cierta connotación despectiva.

Son niños y jóvenes que llegan a España sin acompañante adulto: algunos en patera, otros bajo los camiones, otros atravesando a pié kilómetros de fronteras peligrosas.
Todos arriesgan su vida por una sola posibilidad de salir de la pobreza, y de las guerras injustas que azotan sus lugares de nacimiento.

La mayoría de origen marroquí y de otros países africanos, aunque los hay de muchos países, todos con historias tristes y muy duras. Historias dignas de cualquier guion de cine, de esos que nos hacen llorar a mares.

Al llegar sin progenitores, se les acoge en unos centros de emergencia, para detectar las necesidades de cada uno. Suelen estar petados últimamente, así que de aquí ya muchos escapan directamente.
Luego, pasan a los centros residenciales de acogida. Allí se les enseña nuestro idioma y las bases para funcionar y relacionarse. Clases, alimento, medicinas, documentos, todo está provisto.

El problema es que al cumplir los 18, el estado ya no se responsabiliza de nada más y deja de costear y respaldar a estos niños, abandonándolos a su suerte por completo.

El asunto es que a estos jóvenes adultos, nadie les quiere alquilar una vivienda, no tienen papeles para encontrar trabajos, a veces ni siquiera hablan nuestro idioma. Están asustados y desorientados, y de premio este contexto sanitario tan complicado en este momento. De ahí el gran desafío de los Menas que tenemos por delante.

El estado los abandona y la sociedad no les acepta. Son niños como fuimos tú y yo. Víctimas del mal funcionamiento de nuestro sistema,
que también podrían caer “en el lado salvaje” con facilidad. No se les dejan muchas opciones que digamos.
De la misma manera que tú o yo, podríamos caer en medios de supervivencia ilícitos, si nos dejaran solos en esas condiciones. Por eso repito, hay que hacer algo urgente, no podemos seguir “lavándonos las manos” con este asunto.
No olvidemos que los españoles también emigramos con lo puesto a Argentina, a Cuba, a Suiza, en tiempos de la postguerra española.

El desafío de los Menas
Imagen del confidencial.com

¿Pero qué puede hacer un joven en esas condiciones?

De lo que veo por mi zona de la Garrotxa en Catalunya, los que tienen más suerte, contactan con asociaciones e iniciativas ciudadanas privadas que se han ido creando para solventar esta situación como la XAA (Xarxa Autònoma d’Acollida de Olot), con la que he tenido el gusto de colaborar.

Desde estas entidades se les orienta y ayuda a encontrar trabajos aunque precarios, vivienda, e incluso familias de acogida temporal. Hasta que encuentran cómo y dónde encarrilar sus vidas.

Pero sobre todo se les ofrece cariño, respeto y amistad, ingredientes imprescindibles para el desarrollo humano.

La acogida en familia, parece ser lo más idóneo para estos chavales, que como todo ser humano necesitan afecto, apoyo y un marco educativo, para crecer con valores, sanos y seguros de sí mismos.

Sin embargo, en España, a diferencia de otros países como Gran Bretaña o Alemania, es lo que menos se implementa y de hecho, no hay apenas ayudas para las familias acogedoras.

Un niño en régimen de acogida residencial, cuesta al estado alrededor de 3000 euros al mes.
Una familia acogedora, no percibe apenas recursos, porque ni siquiera son iniciativas estatales.

Sería interesante animar a familias de sus propios países a acogerlos, ya que es seguro que facilitaría la integración, desde un hogar más afín a sus tradiciones.

No olvidemos que el grado de frustración que viven es alto, ya que llegan a territorio europeo con unas expectativas enormes, exageradas por la fantasía, las mentiras de las mafias de las tratas de personas y nuestra bendita televisión que hace que vivir en Europa parezca alguna especie de bendición que lleva intrínseca la abundancia económica y garantizado el éxito profesional.

CIFRAS

Según el registro oficial del Ministerio del Interior, en agosto de2018 eran 12.300 menores sin referente adulto en España, cifra que se dobló desde 2016 y lleva la misma meteórica tendencia.

Siendo Catalunya la comunidad autónoma con más casos y Andalucía, su puerta de entrada principal, la segunda en el ranking.

Urge enfrentar el desafío de los Menas a la mayor brevedad y toca ser creativos.
Por ejemplo, aquí en Catalunya, faltan bio-constructores y agricultores ecológicos.

¿Por qué la administración pública no organiza formaciones específicas para ellos en oficios de los que tengamos carencia de profesionales?

Granjas escuela, talleres de oficios, más pisos tutelados para que puedan tener un techo calentito desde el que organizarse sus vidas.

¿Si no les vamos ayudar en nada, no haríamos mejor devolviéndolos a sus países de origen en lugar de dejarlos en esta jungla de racismo y abuso continuo de su situación? Sin lugar a dudas el desafío de los Menas es algo que debemos de afrontar de otra forma.

#Stopmenas #menas #sosMenas #inmigracionLegal

FUENTES

https://www.eldiario.es/sociedad/familias-acogida-opcion-menores-extranjeros_1_1250540.htmlhttps://www.elconfidencial.com/espana/2019-08-06/cuantos-menas-espana_2164951/