Dioses fenicios. Inspiración para otros dioses

Dioses fenicios. Inspiración para otros dioses

Dioses fenicios. Inspiración para otros dioses

La religión fenicia fue el culto a dioses que llevaron a cabo los antiguos cananeos. Se puede afirmar que esta religión influyó en las posteriores creencias de otras muchas culturas hasta nuestros días.

Esta religión está muy ligada a la explicación de los fenómenos cósmicos y naturales, así como la orientación para la vida cotidiana y promover la educación, todo con el fin de intentar desarrollar las habilidades personales y sociales, así como saber enfrentarse a situaciones y problemas.

Aunque fue una religión con características propias, compartía algunos elementos con otras religiones como la de Mesopotamia (Asiria, Babilonia) y Egipto. A su vez, la religión cananea influyo de manera importante en las posteriores religiones griega y romana, incluyo hoy en día, podemos ver su huella en las religiones judía, cristiana y musulmana.

Los dioses adorados por los fenicios podían diferir de una ciudad a otra. Ejemplo de ello lo vemos en el panteón de Sidón, que tenía diferencias con los de Tiro, Biblos y Chipre. Aun así, hay divinidades que estaban presentes en todos y cada uno de ellos, de una forma u otra.

Ahora, os vamos a comentar algunos de estos dioses que formaban, en líneas generales, parte del panteón de dioses en la religión fenicia.

Quizás te interese:

Astarté

Era la principal diosa de Sidón y figuras como Tabnit I, rey de los sidonios, pidió representar en su sarcófago señalando que se sentía orgulloso de ser sacerdote de esta diosa. Esto nos hace indicar que Astarté era la diosa principal de la ciudad y que existían santuarios dedicados a ella y abiertos al culto. Astarté representaba la fecundidad humana, animal y vegetal.

Sin embargo, ya era conocida dos milenios antes, puesto que en el primer milenio a.C. su nombre ya se documentaba en Ebla y de Mari, donde se la llamaba as-tár-ra-at y contaba con un santuario.

Su carácter podía variar en función de las advocaciones que recibía como la de “Astarté del combate” o “Astarté de la destrucción” (faceta guerrera), “Astarté del mar” (patrona de los navegantes) o “Ugarit”, diosa de la caza.

Dioses fenicios. Inspiración para otros dioses: Astarté

Baal

Es una denominación de un dios del noroeste semítico que significa “maestro” o “señor” y que se utiliza para varios doses que fueron patrones de ciudades en el Levante y Asia Menor, siendo similar al dios acadio Belu.

Baal puede referirse a cualquier dios, incluso a oficiales humanos. En ciertos textos se usa para Hadad, dios de las tormentas, la fertilidad y la agricultura, así como señor del cielo. Los sacerdotes eran los únicos que podían pronunciar su nombre divino Hadad, usándose mundanamente Baal.

En los textos ugaríticos se pensaba que había varios dioses diferenciados llamados Baal, sin embargo, ahora se acepta que había un gran dios cananita de la tormenta y la fertilidad llamado Baal Hadad. A pesar de la tendencia de la biblia hebrea de evitar el uso de su nombre, se ha demostrado que en épocas pre-israelitas el término era habitual para designar al dios del clima de Siria-Palestina.

Baal

Yam

Era la antigua palabra semítica para designar “mar”, y el nombre del dios cananita de los ríos y el mar. Yam también era el dios del caos principal. Representaba el poder del mar furioso y salvaje. También recibió el nombre de nahar (río), así como las inundaciones y desastres semejantes.

En la mitología semítica occidental el dios principal El le dio el reinado de los dioses. Cuando se convirtió en ser malévolo y poseyó a la esposa de El, Astarté, el dio de la tormenta Baal lo desafió y lo mató en una batalla titánica, terminando con Yam arrojado del monte celestial Safón.

La victoria de Baal sobre Yam es similar la leyenda mesopotámica de la victoria de Marduk sobre la diosa del mar Tiamat. Los estudiosos religiosos han encontrado numerosos mitos paralelos, siendo interpretado el triunfo del orden divino sobre el caos primitivo.

Dioses fenicios. Inspiración para otros dioses: Yam

Dagón

Es uno de los principales dioses venerados por los semitas del suroeste y en el tercer milenio a.C. era conocido en el norte de Siria, en Tuttul.

En Ebla había una puerta consagrada a Dagón, considerado dios de la agricultura y el equivalente a Cronos para los fenicios. Así lo interpretan los textos de Ugarit, donde fue venerado y poseía un gran templo, además de mencionarlo como el padre del dios de la tormenta Baal Hadad. En fenicia también se comprobó su culto, según lo deducido en dos topónimos Bet Dagón y Wadi Badgán. Era también el dios principal de los filisteos que se establecieron en Palestina en el 1200 a. C.

Su culto se mantuvo hasta el siglo V y bajo el nombre de Marna (nuestro señor), según el testimonio de Marco.

Igualmente, fue asimilado con varios dioses como el hurrita Kumarbi, al cartaginés Baal Hammón, el dios Saturno de los romanos y Zeus de los griegos.

Dagón

Reshef

Este dios era ya conocido hacia el tercer milenio a. C. en Ebla. Era un dios de carácter guerrero y dueño de calamidades, que se asimiló a Nergal y Nubadig, dios de la guerra. Alcanzando gran veneración en Egipto a partir del Reino Nuevo, donde llegó posiblemente procedente de Siria.

Entonces Amenofis II tomó a Reshef como genio protector, asimilándose al dios egipcio de la guerra, Montou, y asociándolo a Astarté. En una de sus representaciones Reshef va armado con lanza, escudo, hacha y lleva puesto un gorro cónico sobre la cabeza, representando en ocasiones a los faraones en la guerra.

Dioses fenicios. Inspiración para otros dioses: Reshef

Eshmún

Es uno de los grandes dioses del panteón de Sidón. Aparece mencionado en el sarcófago de Eshmunazor II. Era un dio ya venerado en el tercer milenio a. C.

Eshmún fue asimilado como dios de la medicina, y se compara a Apolo y a Asclepio (Esculapio), explicando a su vez la dualidad de Eshmún-Apolo y Eshmún-Asclepio.

Su adoración fue en igualdad de importancia a otros dioses como Astarté o Baal. En Sarepta aparece una inscripción hacia el dios Eshmún, dando a entender que posiblemente hubo un santuario dedicado a esta divinidad.

Eshmún

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *