Así está la distribución de vacunas actualmente

Distribución de vacunas actualmente

Así está la distribución de vacunas actualmente

La carrera por lograr una vacuna eficaz frente al COVID-19 parece estar llegando a su fin. El pasado 2 de diciembre, el Reino Unido se convirtió en el primer país del mundo en aprobar la vacuna de la la farmacéutica estadounidense Pfizer y BioNTech, empezando ya el proceso de vacunación.

La Unión Europea, mediante la Agencia Europea de Medicamentos, decidirá antes de diciembre si autoriza provisionalmente la vacuna de Pfizer.

Seguramente las vacunas de Moderna, AstraZeneca/Oxford y Johnson & Johnson seguirán la misma hoja de ruta. Sin embargo, una cosa es conseguir la vacuna y otra muy distinta es hacerla llegar al lugar preciso donde se necesita, ya que existen varias cuestiones clave a considerar.

Optimización de la insuficiente capacidad de carga aérea

La industria de la aviación tendrá un papel fundamental en la logística de lo que que puede ser la solución al problema. Aunque algunas vacunas se podrán distribuir por carretera, el desafío de la capacidad de distribución, desde los de centros de producción hasta los puntos de destino, precisará de la participación y el esfuerzo de todas las aerolíneas para que lleguen las vacunas sin retrasos.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo señaló que “para proporcionar una única dosis a 7.800 millones de personas se necesitaría 8.000 aviones de carga Boeing 747”. Por otro lado, Boeing señaló que en la actualidad, cuenta con 2.010 aviones de carga, número muy inferior a los 8.000 necesarios.

También se tiene que considerar que no todas las aeronaves de carga disponibles son del modelo 747.

Muchas de las compañías ya realizaron vuelos de prueba de transporte de la vacuna para adaptarse a los posibles requerimientos.

Las operaciones de vuelo precisan de una autorización especial de la Administración Federal de Aviación, ya que las necesidades para mantener la temperatura de grandes cantidades de vacunas exceden los protocolos de seguridad vigentes para la industria aeronáutica.

Por lo que la conclusión es que se necesita movilizar la máxima flota mundial de aviones posible con las adaptaciones necesarias.

Limitaciones logísticas en la cadena de frío

Para establecer los requisitos de la logística de distribución. El primer paso será determinar los lugares de recepción y almacenamiento de la vacuna.

La vacuna Pfizer se tiene que almacenar a temperatura de -70ºC, mientras que la de Moderna también se tiene que congelar, aunque solamente a -20ºC, temperaturas de un congelador estándar. El resto de vacunas, que no desarrollan tecnología ARN presentan menores restricciones de almacenamiento en frío.

Después, estas vacunas se tienen que distribuir hasta los puntos de vacunación designados en cada país. Entre ellos se incluirán centros médicos, clínicas y hospitales. Hay que tener en cuenta que la vacuna Pfizer presenta mayores limitaciones para mantener la cadena de frío requerido. Por lo que aunque parezca la vacuna Pfizer la ganadora, otras vacunas tienen mayores ventajas logísticas.

Modelos de distribución de vacunas actualmente

Para la logística de distribución se tienen que considerar diferentes opciones para el diseño de la cadena de suministro. Tales opciones dependen de requisitos de temperatura, distancias de transporte y los volúmenes a distribuir, además de aspectos relacionados. Tales como coste, tiempo de entrega, capacidad de alamacenamiento y disponibilidad de embalaje y equipo.

Lo más posible es que en los primeros meses de vacunación, se emplee el modelo de envíos directos desde el punto de fabricación hacia el destino final por camión o avión.

Llegada la segunda etapa, lo más razonable consiste en evitar el almacenamiento prolongado, conocido como cross docking. Para ello, los palés o cajas provistos de sistema refrigerante se suministran al país correspondiente, donde sin llegar a almacenarse, se procede a trasladarlos a los muelles de carga, donde se reetiquetan y se envían por carretera a los destinos finales.

Con esta solución se agilizan las entregas en destino y no necesita de centros de almacenamiento, procediéndose a la distribución capilar de manera regular.

Emplear centros de distribución locales cuenta con una mayor garantía de existencia.

Por lo que se necesitan centros de almacenamiento para recibir grandes volúmenes y de infraestructura para la conservación, manipulación y división de grandes unidades.

Coordinación y trazabilidad

La comunidad científica internacional reaccionó de manera extraordinaria, uniendo esfuerzos, coordinándose de manera inédita y trabajando conjuntamente ante la situación de pandemia. De hecho, históricamente, las vacunas se han venido desarrollando en periodos de cinco a veinte años.

Por lo que constituir una vacuna en menos de un año se convierte en un hecho sin precedentes.

La distribución de la vacunas actualmente necesitará nueva coordinación, exacta y precisa entre todos los agentes implicados en la cadena de suministro. Los datos relevantes los recopilarán y compartirán rápidamente expertos sanitarios, científicos y expertos de la cadena de suministro. La distribución de las vacunas necesita colaboración global y un diseño específico para realizar las entregas en los centros de vacunación.

El éxito de la vacunación también requiere del seguimiento: el control de los lotes y la serialización estandarizada de viales.

En realidad, la logística farmacéutica ya ha demostrado estar preparada tecnológicamente. El reto ahora es disponer de la capacidad suficiente para hacer frente a unos volúmenes nunca antes vistos.

A pesar de que el proceso de vacunación será una carrera de fondo, los principales proveedores de logística para las cadenas de suministro farmacéutica y hospitalaria están preparados para ofrecer la distribución de vacunas actualmente con una logística inteligente y centrada en las personas.