El marketing es todo para las ventas

El marketing es todo para las ventas

El marketing es todo para las ventas

Las ventas se consideran como la fuerza que impulsa a los negocios, si estas no existiesen, el negocio desaparecería.
Hay que darles la importancia que se merecen, que haya ventas significa que el negocio está funcionando correctamente.
Sin embargo, al consumidor le cuesta salir de su zona de confort y adquirir algunos productos que desconoce. Las tasas de conversión están bajando debido a la cantidad de anuncios diarios o las llamdas en frío.
Todo lo anterior, llevado en contexto a la época de pandemia que estamos atravesando dificulta más las ventas, por lo que se produce una publicidad más agresiva e intentar vender mucho el producto.
Para que las conversiones alcancen el éxito se tiene que acudir al marketing, de hecho las ventas se tendrían que atribuir primero al marketing.
Algunas de las razones para acudir al marketing pueden ser las siguientes:

  1. Acudir al marketing para recuperar la confianza de los consumidores
    Las ventas son consideradas en el mundo empresarial como “el elemento vital del negocio”. Aunque esta afirmación se puede definir como verdadera, también existen otros hechos que son de gran relevancia en la ecuación.
    Todo el mundo se basa en la confianza en un producto o servicio para depositar su dinero. Para ganarse la confianza de los clientes potenciales se tienen que producir interacciones y relaciones. Es importante saber dónde termina el marketing y cuándo comienzan las ventas.
    El marketing es el acto de crear relaciones con los clientes y describirles el producto, generando confianza y haciéndoles que sin previo aviso acaben contratando el producto ofrecido.
    Se le tiene que demostrar a los clientes que se está con ellos y lo mucho que importa preocuparse por su dinero. Hay que ponerse en su lugar y agregar valor al producto, se tiene que tener claridad para hacerles ver cómo el producto o servicio ofertado será una mejora para los clientes potenciales.
    Hay que elaborar un detallado plan para mostrarle al cliente lo mucho que importa.
    Una vez hecha la venta, ¿cómo se tiene que seguir?
  2. Establecer unas fuertes relaciones
    A menudo pasa por alto el crear unos fuertes vínculos con el cliente para conservarlo y seguir generando ingresos. Los clientes es muy difícil conseguirlos pero muy fácil perderlos.
    Es importante seguir manteniendo el contacto con ellos para conocer sus necesidades y conseguir mejorar para así poder conservarlos y conseguir nuevos clientes.
    Cuando al cliente se le demuestra el compromiso de la compañía para conseguir también su éxito, los clientes perciben la preocupación hacia ellos.
    De esta manera, además de gastar más en los productos o servicios ofrecidos, hablarán al resto sobre lo bien gestionada que está la compañía, dando lugar a lo que se conoce como boca a boca.
  3. Las ventas y el marketing siempre estuvieron relacionados
    Las relaciones son la base fundamental en la que se asienta el marketing.
    Se tiene que examinar lo que están haciendo otras empresas para tener relación directa con los clientes. Como propietario de un negocio, nunca sabrá que canal de marketing llegará al cliente y provocará su decisión de compra. Para ello es importante incrementar los canales en los que se está presente, “divide y vencerás”. Hay que tener en cuenta que cuanto mayor confianza se genere hacia los consumidores, mayor será la tasa de conversión.
    Hay que aprovechar los datos de los clientes que ya se poseen para poder analizar el mercado y crear campañas de marketing atractivas que lleguen a los clientes potenciales.