Las fresas en la cocina y su preparación

Las fresas en la cocina y su preparación

Fresas en la cocina

Fresas y fresones se consumen principalmente como fruta, aunque también son habituales los batidos de fruta, que se preparan triturándolas, tanto solas como con otras frutas. Muy apreciadas son también las mermeladas y compotas, aunque la cocción y el azúcar hacen que se pierdan la mayor parte de nutrientes. Las mejores y más comunes combinaciones son con yogurt, nata, cava, chocolate… Fresas con nata, fresas bañadas en chocolate, y la preparación más común, fresas cortadas, chorrito de vinagre (o vino) y azúcar (cáscara de naranja y canela opcional), dejar macerar en la nevera y Ummmmmmmmm.

Si bien fresas y fresones se han consumido como fruta y como ingrediente de postres, hoy se incorporan en platos principales, aportando una mezcla de dulzura y acidez que la hace muy adecuada en platos tanto dulces como salados. Incluso se incorporan al gazpacho, no faltan propuestas muy tuneadas, es decir, sin ajo, sin pan, sin pepino, con o sin tomate… Por no hablar de los aromáticos licores de fresa, un buen digestivo tras una opulenta comida.

Recordemos, para evitar fresas al pesticida, comprar fresas de cultivo ecológico, o cultivarla en el huerto o balcón si es posible.

Puede que también te interese: La fresa, corazón vegetal y un fruto único

A continuación les mostramos algunas recetas con fresas en la cocina.

Gazpacho con queso de cabra

Gazpacho con queso de cabra

Ingredientes: 50 g de queso de cabra en trozos, 500 g de fresas, 500 g de tomate maduro, 50 g de cebolla, 40-50 g de pimiento verde, 40-50 g de pepino, 1-2 dientes de ajo, 2 cucharadas de vinagre, 1 cucharadita de sal, pimienta negra molida, 50 g de aceite de oliva virgen extra, 200 g de cubitos de hielo

Rallaremos el queso de cabra (es más fácil si se ha tenido un rato en el congelador).

Aparte ponemos en el vaso del batidor fresas, tomates, cebolla, pimiento, pepino, ajo, vinagre, hielo, sal y pimienta, y trituraremos. Finalmente añadimos el aceite y lo batimos un poco.

Se sirve frío, con el queso de cabra espolvoreado por encima.

Mermelada de fresas

Mermelada de fresas

Ingredientes: 1kg de fresas, 500g de azúcar moreno, 1 vaina de vainilla, zumo de 1/2 limón.

Sacamos las semillas de la vaina de la vainilla, y reservamos ambas partes.

En un bol ponemos las fresas troceadas, el azúcar, el zumo de limón, las semillas de la vainilla y las vainas y dejamos macerar al menos 1 hora, removiendo de vez en cuando. Las vainas de vainilla se han de retirar antes de su cocción.

Ponemos a cocer la mezcla, a fuego fuerte hasta que inicie la ebullición, pasamos a fuego mínimo y se deja haciendo chup chup unos ¾ de hora, hasta que adquiera la textura que nos guste, recordando que espesa un poco al enfriar. Y envasaremos en frascos previamente esterilizados. Podemos tapar bien los botes y cocer ¾ de hora para esterilizar la mermelada, o bien guardarlos en el congelador una vez bien fríos. Sin duda una gran receta con fresas en la cocina.

Pastel de fresas

Ingredientes:3 huevos,170 gr azúcar integral, 170 gr de harina, 500 gr de fresas, virutas de chocolate.

Precalentar el horno a 200 ºC mientras preparamos la masa. Batir el azúcar y los huevos ligeramente, ir añadiendo la harina (previamente cernida) poco a poco, mezclando con una cuchara de madera hasta obtener una masa suave.

Añadir 400 gr de fresas cortadas a trozos y mezclar delicadamente.

Pondremos la masa en un molde ligeramente engrasado y enharinado. Añadiremos los pedazos de fresas por encima de la masa.

Hornear durante 5 minutos a 200 ºC y luego bajar a 175 ºC, dejándolo cocer alrededor de media hora más, de modo que quede dorado y al pinchar un palillo éste salga limpio.

Enfriar unos minutos antes de desmoldar y decorar con el resto de fresas y virutas de chocolate.

Licor de fresas

Pastel de fresas

Ingredientes: Medio litro de aguardiente blanco (o bien orujo, vodka o anís, según el gusto), 1/2 de agua mineral, 500 g de fresas frescas, 500 g de azúcar, zumo de un limón. Opcional: canela en rama, menta.

Lavar bien las fresas sin el rabito y cortarlas en trozos.

En un recipiente de cristal (los mejores son las botellas de cuello ancho antiguas) ponen las fresas y se cubren con el aguardiente. Cerramos bien y dejamos que macere en lugar fresco y oscuro durante un mes.

Pasado ese tiempo preparamos un jarabe con el agua, el limón y el azúcar: poner los ingredientes en un cazo y llevar a ebullición removiendo hasta formar un jarabe en que el azúcar se haya disuelto.

Lo dejamos enfriar y lo añadimos al macerado de fresa, junto a los aromatizantes que hayamos escogido, agitaremos. Cerramos y dejamos macerar 48 horas antes de filtrar (con un colador muy fino o telas para que no quede ningún resto) y embotellar en frascos previamente esterilizados. En estas condiciones y bien cerrado el licor puede aguantar durante un año. Como podemos ver las fresas en la cocina se pueden emplear para multitud de usos.

Las fresas maceradas se pueden comer, o bien utilizar en un bizcocho, al que aportarán el sabor y aroma del licor.