Gran grieta libera un gigante iceberg en la Antártida

Gran grieta libera un gigante iceberg en la Antártida

Gran grieta libera un gigante iceberg en la Antártida

Un gigante Iceberg, con un tamaño de 20 veces mayor al tamaño de Manhattan, se acaba de separar de la plataforma de hielo de Brunt de la Antártida.

Esta dramática ruptura se produce después de que se formara una importante grieta en noviembre de 2020 y que siguió creciendo hasta el témpano. Acabando de romperse finalmente este viernes por la mañana (26 de febrero).

La denominada grieta “North Rift” es el tercer gran abismo que ha atravesado activamente la plataforma de hielo Brunt en la última década. Por lo que los científicos de British Antartic Survey (BAS) estaban absolutamente esperando la división.

“Nuestros equipos en BAS han estado preparados para el desprendimiento de un iceberg de Brunt Ice Shelf durante años”, dijo Dame Jane Francis, directora de BAS, en un comunicado . “Durante las ​​próximas semanas o meses, el iceberg puede alejarse; o podría encallar y permanecer cerca de la plataforma de hielo Brunt”.

La grieta del North Rift creció hacia el noreste a una velocidad de aproximadamente1 km por día en enero; pero en la mañana del 26 de febrero, la grieta se ensanchó un par de cientos de metros en solo unas horas. Esta división del hielo ocurrió debido a un proceso natural. No hay evidencia de que el cambio climático haya jugado un papel, según el comunicado. La plataforma de hielo Brunt, una losa de hielo de 150 metros de espesor, fluye hacia el oeste a 2 km por año y rutinariamente cría icebergs.

Gran grieta libera un gigante iceberg en la Antártida

Este gigante iceberg resultó ser muy grande, con un tamaño estimado de aproximadamente 1,270 km cuadrados.

“Aunque la ruptura de grandes partes de las plataformas de hielo de la Antártida es una parte completamente normal de su funcionamiento. Los grandes eventos de partos como el detectado en la plataforma de hielo de Brunt el viernes siguen siendo bastante raros y emocionantes”, dijo Adrian Luckman, profesor de La Universidad de Swansea en Gales, que estuvo rastreando la situación por imágenes satélite.

La plataforma de hielo Brunt alberga la estación de investigación BAS Halley VI, donde los científicos observan el clima atmosférico y espacial.

En 2016, el BAS reubicó la estación a 32 km tierra adentro para evitar las otras dos grietas importantes en la plataforma de hielo. Conocidas como “Abismo 1” y “Grieta de Halloween”. Las cuales no se han ensanchado más en el pasados ​​18 meses. La estación de investigación ahora está cerrada durante el invierno y el equipo de 12 personas abandonó la Antártida a principios de febrero. Debido a la imprevisibilidad del desprendimiento de iceberg y la dificultad de evacuar durante los inviernos oscuros y gélidos. El equipo de investigación ha estado trabajando en la estación solo durante el verano antártico durante los últimos cuatro años. 

Más de una docena de monitores GPS miden y transmiten información sobre la deformación del hielo de la plataforma al equipo en el Reino Unido todos los días. Los investigadores también utilizan imágenes de satélite de la Agencia Espacial Europea, la NASA y el satélite alemán TerraSAR-X para monitorear el hielo.

“Nuestro trabajo ahora es vigilar de cerca la situación y evaluar cualquier impacto potencial del parto actual en la plataforma de hielo restante”, dijo Simon Garrod, director de operaciones de BAS, en el comunicado.