Guerreros de la historia: Guerreros musulmanes

Guerreros de la historia:  Guerreros musulmanes

Los guerreros musulmanes fueron protagonistas de muchas de las batallas llevadas a cabo en la Edad Media, debido al enfrentamiento entre el cristianismo y el islam, así como en la Península Ibérica con la Reconquista. Sin embargo, no fueron un grupo homogéneo, puesto que varió en función de cada región de procedencia, aunque mantuvieron el punto central de profesar la misma fe.

Por lo general, los guerreros musulmanes se caracterizaban por su potente caballería y su dominio del arco y otras armas a distancia. Debido a su forma de combatir, no fue necesario que portasen armaduras de hierro como hacían otros guerreros de la época.

En cuanto al armamento defensivo, sobre todo a finales de la Edad Media, los guerreros musulmanes llevaban un equipo parecido al que llevaban sus homólogos cristianos.

Incluso compartían ideales parecidos a los de los caballeros medievales cristianos como era el ser valientes en el campo de batalla, ser leales a los compañeros, respetar su palabra, proteger su honor, proteger a los indefensos y ser generosos con los más necesitados.

Ejércitos musulmanes.

En grupos donde tenía gran importancia la yihad (guerra santa) como los almorávides, almohades o benimerines, los militares gozaban de gran importancia frente a la sociedad. A pesar de todo ello, no se puede hablar de una verdadera élite, aunque sí los guerreros que destacaban conseguían riquezas y prestigio social.

Ejércitos musulmanes

Antecedentes

Antes de aparecer el Islam, las tribus guerreras árabes estaban basadas en un código de honor denominado Murua. Era un código de comportamiento de implicaba valores como el honor, la valentía o la caballerosidad. Este código no estaba escrito, sino que era oral por poetas que, al mismo tiempo, podían ser grandes guerreros. Esto hacía que las tribus árabes se mentalizasen en un modo de vida heroico e idealizado.

Reclutamiento

Los ejércitos musulmanes en la Península Ibérica tuvieron un modelo similar al del Califato de Damasco y tenía tres clases de tropas: mercenarios o ghulams (posteriormente hasham), los reclutados o gundis (ejércitos regionales) y, finalmente, voluntarios de la guerra santa.

Mercenarios o hasham

Fueron el núcleo principal del ejército musulmán. Entre éstos había una soldada o muztaziga y estaban organizados en unidades regimentales, teniendo en cuenta en el reclutamiento cualidades militares. Tenían múltiples procedencias como gallegos (NO Península Ibérica), francos (Galias y NE peninsular), eslavos (germanos y eslavos) y norteafricanos (bereberes y negros).

Reclutados o gundis

Los contingentes eran formados en junds en cumplimiento del deber de cualquier musulmán en participar en la lucha contra los infieles. Los gundis eran reclutados por orden del califa y de un número determinado.

Se seleccionaban algunos para ser soldados profesionales desplegados de forma permanente en la frontera llamados ghazis. Solían portar cascos metálicos y cota de malla completa.

La movilización (istinfar) obligaba a los inscritos en el registro (diwan). Solo los sirios seguían este registro y recibían pagas, incluso estaban exentos del diezmo. Posteriormente se unirían bereberes, árabes y muladíes.

La eficacia de los gundis fueron puestas en duda por algunas fuentes árabes, remitiendo a su poca disciplina, ausencia de bravura y escasa habilidad para montar a caballo.

Combatientes de la fé o al-muhahidim

Serían de refuerzo al ejército musulmán, denominados también muyahidín, que acudían como voluntarios de la guerra santa o yihad. Procedían de Al-Andalus como del otro lado del estrecho, se solían emplear como vanguardia en la formación. Estaban mandados por el sayj al guzat (maestro de voluntarios de la fe).

Tipos de guerreros musulmanes

Jenízaros

Comenzaron como esclavos y acabaron siendo parte de la guardia personal del sultán. Consiguieron tener tanto poder e influencia que el sultán Mahmud II los suprimió en 1826.

Almogávares

Estaban especializados en la guerrilla y realizaban labores de espionaje. Operaban en las fronteras entre los reinos cristianos y musulmanes de la Península Ibérica. 

Mamelucos

Formaron una de las dinastías más importantes de Egipto, a pesar de que su origen esclavo guerrero. Mehmet Alí tuvo que cercenar su poder.

Bereberes

Se enfrentaron durante años con los árabes por el control de territorios bañados por el Mediterráneo.

Árabes

Fueron descienden inicialmente de la Península de Arabia y aunque existen practicantes de otras religiones, actualmente son un 80% que profesan el Islam.

Sirios

Los guerreros sirios han tenido que enfrentarse durante siglos a países que han acabado ocupando su territorio de diversas formas.

Hassassins

Dedicados al espionaje y a asesinatos selectivos, los hassassins o nizaríes alcanzaron su máxima influencia bajo el mandato de la dinastía Fatimí.

Otomanos

Consiguieron apoderarse poco a poco de otros estados turcos hasta que conquistaron Constantinopla en 1453, formando un extenso imperio que se alargaría hasta el s. XIX.

Territorios

Los lugares donde se situaron guerreros musulmanes fueron aquellos donde se produjo la expansión del Islam. Esta conquista comenzó en 624 d. C. cuando Mahoma organizó un pequeño ejército en Medina para poder unificar la península arábiga.

Tras la muerte de Mahoma en 632, el Islam continuó su expansión y en apenas cien años ocupó el Imperio Bizantino, Irán, norte de África, España, sur de Francia, este de Asia Central y el oeste de India. Sin embargo, este avance se vio frenado por los ejércitos europeos a causa de la Reconquista en la Península ibérica.

Territorios de los guerreros musulmanes

Logros de los guerreros musulmanes

La expansión islámica supuso el apogeo para esta civilización, basada en las creencias de Mahoma, sobre todo entre los s. VIII y IX en Occidente. Los avances culturales y científicos logrados por los musulmanes se extendieron por estos territorios con facilidad.

Los guerreros musulmanes no solamente se dedicaron a la conquista, sino que también influyeron en dichos territorios puesto que el Corán no era sólo un libro religioso, sino que influenciaba también la vida social y política.