Guerreros en la historia: Los Mongoles

Guerreros en la historia: Los Mongoles
Monumento a Gengis Khan en Mongolia

Guerreros en la historia: Los Mongoles

El ejército mongol fue, durante los s. XII-XII, el mejor del mundo debido a su movilidad y estrategia, haciéndose temibles frente a sus enemigos. Gengis Kan y otros militares crearon innovaciones que hicieron que su ejército conquistase amplios territorios, incluso en desventaja numérica.

El sistema mongol era el nómada. Con el tiempo se unieron otros elementos innovados por Gengis Kan, sus generales y sucesores. Añadir, que la tecnología que poseían para atacar fortificaciones fue adaptada por otras culturas.

Quizás te interese:

El Imperio Mongol

Su origen se remonta al año 1206 y creció hasta ser el segundo más extenso de la historia. Gengis Khan lo creó al fundar la dinastía Yuan, situando la capital en Avarga. Posteriormente, se trasladó a Dadu.

En momento de mayor esplendor llegó a tener una extensión de 3 millones de km2 y casi 100 millones de habitantes. Sus territorios comprendían el terreno de países actuales como Irak, la República China y otros países de Oriente Medio y Asia Central. Incluso llegó hasta Rusia y el Cáucaso.

El sistema de gestión del Imperio Mongol fue la meritocracia, donde los títulos y cargos se conseguían por mérito en batalla o tras demostrar lealtad al Khan, eliminando así el antiguo sistema de herencia de padres a hijos.

La segunda fuerza del Imperio Mongol fue el comercio terrestre, que se siguió realizando mientras se llevaban a cabo las conquistas en los territorios. Es más, los mercaderes que conseguían el permiso, no solamente podían moverse con libertad, sino también eran protegidos.

El imperio mongol

Tropas mongolas

Durante los s. XII-XIII el ejército mongol fue el mejor del mundo y temido, gracias a su movilidad y sus estrategias. Las innovaciones de Gengis Khan y sus sucesores introdujeron en el ejército hizo que siempre salieran vencedores a pesar de su inferioridad numérica.

  • Los soldados se organizaban en múltiplos de 10 : 10 soldados un arban, 100 un jaghun, 1.000 un mingghan y 10.000 un tumen. Cuando se unían varios tumen, se les denominaba hordu, (actual horda).
  • El líder podía decidir qué estrategia usar en cada momento siempre que se cumpliesen los objetivos, permitiéndoles hacer pequeñas emboscadas, dividir tropas y rodear al enemigo, atacar en masa.
  • Se encargaban de la formación, entrenamiento y los castigos severos para corregir la disciplina. Si no hacían bien su trabajo, podían ser sustituidos. Los altos cargos militares y los administrativos, se obtenían mediante méritos a excepción de familiares de Gengis Khan.
  • Cada líder comandaba a soldados de gran diversidad cultural, religiosa y étnica. Gengis Khan prefería romper sus lazos para evitar amotinamientos y rebeliones, así evitar surgir conflictos tribales o familiares.
Tropas mongolas

Formaciones mongolas

El entrenamiento de los soldados mongoles era constante y multidisciplinar, aunque se les instruía en el tiro al arco desde niños.

Practicaban equitación y arquería, así estrategias y formaciones que les permitía estar preparados en cualquier tipo de combate. La disciplina era dura y el romperla conllevaba severos castigos.

Se fomentaba la lealtad hacia el Khan y los compañeros, logrando así una gran cohesión entre las tropas. Si un soldado huía en combate, se le ejecutaba a él y a sus 9 compañeros de arban. Si era un general, se le castigaba con el exilio.

La caza era forma de entretenimiento y conseguir alimento, pero también para entrenar a las tropas (perseguir, acorralar y matar animales).

Guerreros en la historia: Los Mongoles

Armas de los mongoles

Los guerreros mongoles portaban armaduras ligeras sobre camisas de seda. Cuando una flecha alcanzaba a un guerrero, la punta no rompía la seda, sino que la envolvía penetrando en la herida. Tirando de la seda la flecha salía del cuerpo sin dificultad y sin agravar la herida.

Los caballos eran considerados un elemento de ventaja, puesto que eran animales pequeños, rápidos, resistentes y no portaban armadura. Además, los mongoles conocían los estribos, que les permitía ponerse en pie sobre su montura para disparar el arco.

Cada jinete tenía 3-4 caballos para poder cambiar de ellos y que no se cansaran demasiado. Solían ser yeguas, permitiéndoles beber su leche si era necesario o alimentarse de su sangre sin que éstos muriesen.

El arma de los mongoles era el arco compuesto. Cada soldado llevaba 2 arcos, uno para distancia largas y otro para cortas, y decenas de flechas con diferentes tipos de punta.

Los mongoles fueron grandes arqueros que no necesitaban bajar del caballo para lanzar las flechas, puesto que aprendían a disparar al galope y moverse al mismo ritmo del animal para no desviar la trayectoria de la flecha.

Los arcos eran ligeros y más pequeños. los mogoles disparaban el arco sosteniendo la cuerda en tensión con el dedo pulgar, llevando algunos de ellos un anillo de jade o ágata para no hacerse daño mientras mantenían la cuerda tensa. También se podía usar cuero, hueso o metal.

Como arma secundaria, usaban una lanza de 3,5 m cuando los arqueros ya habían eliminado a gran cantidad de enemigos. Aparte del arco y la lanza, podían llevar sables, hachas de mano y mazas, evitando así el combate cuerpo a cuerpo.

Armas de los mongoles

Estrategias del ejército mongol

  • Mongoles evitaban el riesgo y bajas a toda costa, evitando así el combate cuerpo a cuerpo y prefiriendo usar arcos para eliminar al enemigo.
  • Una de sus estrategias era fingir la huida. Cuando los enemigos los perseguían, los soldados mongoles se daban la vuelta y aprovechaban la confusión para rodearlos y lanzar una lluvia de flechas sobre ellos.
  • El sonido de los tambores era la señal para que los mongoles se lanzasen al ataque.
  • Recopilaban toda la información posible del enemigo antes de realizar un ataque.
  • Tras reunirse el Khan con generales en el kurultai (consejo militar), se decidía cuántas tropas usar y la manera de usarlas para conseguir ganar.
  • La forma de conseguir la información era la rapidez de los jinetes para moverse de un sitio a otro y reconocer el terreno. Creándose una red de caminos y comunicaciones convirtió a este ejército en el mejor.
  • La guerra psicológica era otra de sus tácticas. Solían dar la opción de rendición a las ciudades y pagar un tributo. Si se negaban, solo dejaban vivos a ingenieros que incorporaban a su grupo y algunos civiles para que huyesen y contar a otros pueblos lo sucedido.
  • Si una ciudad aceptaba la rendición, la respetaban y protegían. En caso de rebelarse una ciudad rendida, era aniquilada en su totalidad, respetando a ingenieros, artesanos y artistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *