La historia del dinero: lo usamos todos los días y desconocemos su historia

La historia del dinero: lo usamos todos los días y desconocemos su historia

La historia del dinero: lo usamos todos los días y desconocemos su historia

El dinero es el elemento que más usamos en nuestro día a día, y todavía hay mucha gente que no sabe siquiera apenas sobre él. A pesar de usarlo todos los días, hay elementos curiosos y una historia detrás del dinero que ha dado lugar al actual sistema monetario.

El dinero, como tal, se desarrolló en muchas áreas del mundo y a lo largo de distintas épocas. Surgió como elemento económico y comercial, además de también tener vinculaciones políticas, religiosas y sociales (por ejemplo, los tributos que había que pagar de manera obligatoria a los gobernantes, dar ofrendas a los dioses a cambio de milagros, comprar una esposa, pagar una dote, etc.). La tendencia de los seres humanos de intercambiar cosas para conseguir o atender una necesidad no cubierta es algo inherente, forma parte de nuestra propia condición y es una actividad básica en todas las culturas a lo largo de la historia. Muchos son los elementos de la naturaleza que han sido utilizado por las sociedades como dinero e intercambio, hasta que, buscando una estabilidad y control por parte de los poderes públicos, se crearon las monedas.

Relacionado: Primeros objetos que equivalían al dinero en la historia

Breve historia del dinero

Desde tiempos remotos el hombre ideó sistemas para dar valor a las cosas y poder intercambiarlas, primero se utilizó el trueque, posteriormente el intercambio y luego surgió el dinero (monedas y billetes).

Las primeras monedas conocidas se acuñaron en Turquía en el s. VII a. C. y estaban formadas por una aleación de oro y plata, ya que para todos los pueblos el oro era el metal más valioso, seguido de la plata.

Durante siglos en Grecia, cerca de 500 reyes y 1.400 ciudadanos acuñaron sus propias monedas y se estableció la costumbre de adornar cada moneda con el dibujo de su emblema local, y ante tal confusión, llevó a crearse así el primer sistema monetario unificado tras la caída del imperio y buscando un modo de unificación, alejándose de la dispersión que fue habitual hasta la época de Carlo Magno, quien reformó el sistema en el s. VIII y devolvió el control de su emisión al poder central.

El pionero en usar billetes fue el emperador mongol Kubali Khan en el s. XI, usándose como certificado de estar en posesión de cierta cantidad de dinero en monedas de oro y que posteriormente pasó a Europa. Estos certificados daban la fe de que había la existencia de un depósito de oro en un banco.

A finales del s. XVI el público comenzó a usarlo para saldar deudas y realizar pagos, los bancos emitieron certificados por cantidades fijas. Los primeros billetes oficiales se emitieron en 1634 de la mano del banco de Inglaterra, naciendo así el dinero fiduciario, a diferencia de las monedas de la época, siendo el billete sólo un valor representativo.

En España, primero se dio el nacimiento de la cédula del Banco Nacional de San Carlos 1798, pasando a ser el Banco de España en 1856 y emitiendo los primeros billetes de índole español, siendo éstos de 50 pesetas y que circularon en la república española de 1931.

Curiosidades del dinero

Origen de salario

En la época clásica y posteriores, la sal llegó a ser un medio de intercambio para la compra de mercancía. Era un mineral muy importante, debido a que se utilizaba fundamentalmente para conservar alimentos, además de ser usado como antiséptico para heridas y detener las hemorragias.

Fue medio de intercambio durante el Imperio Romano, cuyos soldados recibían su paga en sal, usándose también la palabra pecunia y pecuniario, referido al intercambio de ganado. De ahí que conozcamos hoy la denominación de pecata minuta.

E, implantándose la moneda, los romanos pasaron a hablar de pecunia pesata (origen peseta), de cuando las monedas se pesaban para determinar su valor, y pecunia numerata cuando ya no era necesario pesarlas, pues se le asignaba un valor numérico fijo.

Primeros billetes

En el s. XI aparecieron los primeros billetes por el emperador mongol anteriormente mencionado. Dando lugar a un certificado que bien se podía comparar al actual cheque.

El uso del billete continuó expandiéndose y en Europa, los primeros billetes aparecieron en Suecia en el año 1661, impresos por el cambista Johan Palmstruch, que los entregaba como recibo o resguardo para quienes depositaban oro o plata en el Banco de Estocolmo.

A España no llegaron hasta 1780, durante el reinado de Carlos III y su uso se popularizó por ser más cómodos de llevar que las monedas.

El cheque, por su parte, surge de la práctica bancaria de Inglaterra en el s. XVIII, pero no fue hasta el s. XIX cuando comenzó su reglamento legal. La primera Ley de Cheques se aprueba en Inglaterra en 1852, seguido de Francia en 1865, y siendo referente para otros tantos países.

El primer banco

La generalización del dinero como intercambio llevó consigo otros problemas de índole financiero y que no eran fáciles de resolver con los métodos usados en aquel momento. Entre los problemas destacaba la no posibilidad de aplazar el pago de las mercancías, sobre todo entre compradores y vendedores donde no existía la confianza.

En el año 1100, los templarios comenzaron a gestionar servicios financieros en Europa y Medio Oriente, semejantes a lo que hoy sería un banco. Sin embargo, la banca tal y como la conocemos nació en el seno de la familia Medici, quienes dominaron la vida pública de Florencia y de Italia durante casi 100 años de existencia desde 1397 a 1494.

Sin embargo, no fue hasta 1462 cuando se fundan los primeros bancos Monte de Piedad en Italia. Entre ellos destacando la Banca Monte dei Paschi di Siena (el banco en funcionamiento más antiguo del mundo actualmente).

La historia del dinero: primeras tarjetas de crédito

Las primeras tarjetas de crédito

Su origen se remonta a 1914. Cuando la empresa Western Union crea una tarjeta para sus clientes selectos. No sólo les permitía acceder a un trato preferente, sino a una línea de crédito sin cargo. Poco a poco, las empresas fueron emitiendo sus propias tarjetas, aunque sólo eran válidas para dichos establecimientos.

Posteriormente, combinando la búsqueda de un sistema seguro y personal de pago a crédito con la comodidad de pagar en diferentes establecimientos con la misma tarjeta surgió la Diners´ Club, que se podría considerar la primera tarjeta de crédito. En el año 1958 se creó BankAmericard (la actual VISA) e Interbank Card Association (hoy MasterCard). La tarjeta de crédito moderna había nacido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *