La historia del zapato y su diseño desde su origen

La historia del zapato y su diseño desde su origen

La historia del zapato y su diseño desde su origen

Los zapatos, como ocurre con el resto de prendas, también se diseñan atendiendo a fines estéticos y ortopédicos. El diseño de los zapatos ha variado mucho a lo largo de la historia, teniendo sus detalles variantes entre cultura y cultura, y aparentemente funcional. Adicionalmente, la moda ha determinado muchos elementos de diseño, como son la altura de los tacones y el tejido de estos.

El calzado actual varía en estilo, complejidad y coste. Una sandalia básica puede estar hecha de suela delgada y un amarre simple. Los zapatos de alta costura pueden estar hechos de materiales muy caros, con diseños complejos y vendidos por miles de euros el par. Otros zapatos son para propósitos más específicos, como los de escalada de montañas, deportivas, etc.

Historia del zapato

Origen

Los datos más antiguos conocidos sobre el calzado poseen más de 15 mil años. Se trata de pinturas rupestres halladas en una primitiva cueva, donde se pueden ver hombres con especies de botines y una mujer que calzaba botas de piel.

Por tanto, podemos afirmar que el inventor del calzado fue el hombre prehistórico.

Zapato en la época antigua: Egipto y Mesopotamia

El primer modelo de zapato de la que tenemos prueba real es la sandalia. En el Egipto se confeccionaban con paja trenzada o láminas de hojas de palmera. Era de uso masculino y estaban excluidos las mujeres y los esclavos.

En estos casos, el faraón o un alto dignatario caminaba seguido por un servidor que llevaba el calzado de su señor en una bandeja, de manera ceremonial. Se da fe de esto por una paleta de piedra de maquillaje donde está representado un faraón del 3 mil a. C., seguido de su siervo.

También fue signo de éxito y victoria sobre los enemigos. En Egipto, las sandalias del faraón llevaban pintados rostros de los enemigos vencidos en la suela en las ceremonias oficiales.

En el caso de Mesopotamia, las sandalias dejaron de ser objeto de lujo y donde fue el calzado típico. Sobre ella incluso hubo imperativos de la moda, donde en ocasiones la utilidad no iba de la mano con el impulso artístico, dando lugar a sandalias con adornos a veces difíciles de llevar.

Evolución del calzado: Época clásica

  • En la Grecia Clásica, Homero describe a héroes calzando lujosas sandalias.
  • Antigua Persia, se imponía el calzado flexible usando las persikai, que era un calzado cómodo para mujeres y ancianos. Se conocía el borceguí o zapato de caza, calzado de viaje, y botas lazadas llamadas endromides.
  • Antigua China, se impuso a la mujer la reducción del tamaño del pie hasta un tercio de su desarrollo natural para conseguir “la flor de loto”, ideal de sensualidad y elegancia.
  • Imperio romano, los ciudadanos llevaban sandalias en casa, las solae (suelas de cuero unidas al pie mediante correas y sujetas con lazos). El calzado solía combinar con el atuendo, ejemplo con la toga se usaba el calceus (borceguí de empeine recortado en varias tiras de cuero que se anudaban sobre el tobillo). Los patricios calzaban el mulleus (de cuero rojo, anudado a la pantorrilla, con media luna decorativa sobre el cuello del pie).
  • En el s. III, las mujeres pudientes de la Antigua Roma lucían calzados lujosos donde no faltaban perlas y piedras preciosas. En la historia del zapato empezaba a primar el diseño.
  • Imperio Bizantino. El zapato como tal (no sandalias) comenzó su evolución a finales del s. IV y se consolidó en este imperio tras la caída de Roma. Nacieron los zapatos cerrados y chinelas de cuero marrón oscuro o negro.

Edad Media

Entre los s. VII-X, el calzado occidental sufrió transformaciones. Son conocidos por su elegancia los zapatos de Carlomagno. En la Edad Media triunfaron el zapato en punta curva, a pesar de que era una moda poco práctica, sobre todo cuando comenzó a exagerarse.

Surgió el zapato de punta retorcida para distinguir entre clases sociales, cuantos más centímetros medía la punta, mayor prestigio social se poseía. Se llegó a tal extremo que en ocasiones era complicado caminar con ellos, pero en lugar de renunciar a esta moda, se terminaron por sujetar la punta a la rodilla mediante una cadenita. Esta moda rindió de manera negativa en los caballeros, llegando a alcanzar algunas puntas hasta medio metro y cuyo usuario solía tropezar con sus propios pies.

La historia del zapato y su diseño desde su origen: los zapatos en la Edad Media

Junto a esta moda ridícula, llegaron también los zapatos cortos y muy anchos, también denominados zapato de morro de vaca o zapato de pata de oso.

Otra moda, de origen español, revolucionó el calzado a finales de la Edad Media, la de los chapines. Moda que posteriormente triunfó en Florencia y Venecia donde hicieron furor los zapatos con plataforma, de madera ligera y forrados de tisú o cuero.

Para caminar sobre este zapato femenino se requería el apoyo de un alguien o una sirvienta; las caídas eran peligrosas, y existió un gran número de mujeres tullidas, tras la caída desde lo alto de sus chapines, pudiendo éstos alcanzar los 20 cm de altura.

La revolución del tacón

Siguiendo la historia del zapato, en 1600 el tacón resucitó. Y no fue algo exclusivo del hombre. En el Museo Bally de Shoenenwerd (Suiza) hay chapines del XVI, con plataforma inclinada de corcho de 17 cm de altura. Los tacones fueron creciendo por centímetros a lo largo de los siglos para llegar al paroxismo del s. XVI, siendo los hombres los primeros en usarlos.

El tacón influyó en la forma de andar y transformó las costumbres de vestir en el Renacimiento, porque permitía realzar el cuerpo. Se empezó añadiendo suelas de corcho, de cuero, incluso de madera que dejaban casi en vertical la superficie de apoyo de la planta del pie, a la que añadieron un tacón alto que iba estrechándose a medida que alcanzaba el suelo.

En el Barroco, se puso de moda los zapatos de tacón alto en un intento estético de realzar el busto de las damas y establecer el equilibrio de la silueta.

La Revolución Francesa, impuso la austeridad finalmente y el zapato de tacón pasó a ser plano para todos. Aunque el tacón no tardó en resurgir con Luis Felipe II y comenzando a ser patrimonio casi exclusivo de las mujeres.

La historia del zapato y su diseño desde su origen: historia del tacón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *