Las mutaciones en visones no tienen peligro

Las mutaciones en visones no tienen peligro aún para las posibles vacunas. Los funcionarios de salud de Dinamarca publicaron datos genéticos y experimentales sobre un grupo de mutaciones del SARS-CoV-2 que circulan en visones y personas de granja. Estos datos se publican días después del anuncio de las mutaciones que podrían poner en peligro la egectividad de las posibles vacunas COVID-19.

Esta noticia llevó a la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, a anunciar el 4 de noviembre planes para poner fin a la cría de visontes y sacrificar 17 millones de animales. Esto dio lugar a un fuerte debate sobre la legalidad de la acción.

Ahora, con los datos, los científicos dicen que las mutaciones en sí mismas no son particularmente preocupantes. No existe evidencia de una mayor propagación del virus ni mayor virulencia.

Las mutaciones asociadas con el visón que conocemos no están asociadas con una propagación rápida, ni con cambios en la morbilidad y la mortalidad”. Dice Astrid Iversen, viróloga de la Universidad de Oxford, Reino Unido.

Sin embargo, los investigadores señalan que seguramente sea necesario sacrificar a los visontes, debido a su rápida y descontrolada propagación en ya más de 200 granjas. Según Iversen, en las regiones con granjas de visones la cantidad de personas con COVID-19 aumenta mucho.

Esta propagación incontrolada en el visón también incrementa la posibilidad de que el virus evolucione y desarrolle mutaciones que podrían ser preocupantes, según los expertos.

El 10 de noviembre, el gobierno danés presentó una legislación para permitir el sacrificio e insta a los granjeros a iniciar el proceso.

Mutaciones de visón

Fonager dice que investigadores en Dinamarca han secuenciado muestras virales de 40 granjas de visones e identificado unas 170 variantes de coronavirus. Agrega que en muestras virales de personas, que representan aproximadamente una quinta parte del total de casos confirmados de COVID en el país. Se encontraron  unas 300 variantes en personas que se pueden rastrear hasta visones, lo que significa que contienen mutaciones que se cree que surgieron por primera vez en visones.

En las muestras virales de visores y personas, los investigadores identificaron varias mutaciones en el gen que codifica la proteína pico del coronavirus. Esto preocupa a los investigadores porque los cambios de esta región podrían afectar a la capacidad del sistema inmunológico para detectar la infección.

De particular preocupación es una variante viral que contiene una combinación única de mutaciones llamada ‘Cluster-5’, que se encontró en 5 granjas y 12 personas en la región de North Jutland en el norte del país. Fonager dice que la variante Cluster-5 causa tres cambios de aminoácidos y dos deleciones en la proteína de pico.