Obligatoriedad del casco y seguro en patinetes eléctricos

casco y seguro en patinetes eléctricos
Imagen de www.compromisoempresarial.com

Obligatoriedad del casco y seguro en patinetes eléctricos en Barcelona

La reforma de la Ley de Tráfico llevada a cabo a finales del año 2020 tiene muy en cuenta a los patinetes eléctricos, ésta entrará en vigor durante este año 2021 de manera progresiva. Esta nueva normativa da respuesta al creciente empleo de los patinetes (Vehículo de Movilidad Personal, VMP). Sin embargo, en Barcelona han querido ir más allá. Los patinetes en Barcelona no podrán llevar niños y, además, el uso de casco y seguro en patinetes eléctricos serán obligatorios.

Barcelona ya tenía una ordenanza municipal para regular la circulación de estos vehículos, además de solamente poder llevar una persona. Ahora, apoyados por una nueva normativa, incrementarán la vigilancia para cumplir con dichas normas. Por lo que a partir del lunes 25 de enero, la Guardia Urbana podrá empezar a multar a todas las personas que lleven consigo niños en patinetes eléctricos.

En caso de no llevar casco y seguro en patinetes eléctricos habrán multas de 100 a 500 euros

La campaña de información y sanción a los usuarios de estos vehículos de movilidad personal tendrá como objeto el corregir su uso incorrecto, evitando que circulen por zonas peatonales, ya que está prohibido o que viaje más de una persona. Por lo que el millar de agentes que vigila a diario las calles de Barcelona podrán multar a todo aquel que no cumpla con la norma. Las sanciones económicas oscilan entre los 100 euros por una falta leve y 500 euros en los casos más graves.

También hay que añadir otra decisión tomada por el Ayuntamiento de Ada Colau para estos Vehículos de Movilidad Personal, los usuarios deberán portar casco de forma obligatoria, además de contar con seguro. Sin embargo, esta medida podría tardar un tiempo en entrar en vigor; aproximadamente un año.

¿cambia algo para los ciclistas?

En Barcelona no se plantea, al menos de momento, obligar a los ciclistas urbanos a llevar casco. Hasta ahora lo han rechazado basándose en dos puntos: podría desincentivar el uso de este medio de transporte y las grandes ciudades europeas no obligan.