Las principales características de los papiones

Las principales características de los papiones

Las principales características de los papiones

Los simios africanos viven en grupos formados por numerosos machos si abunda la comida; en regiones pobres cada grupo soporta solamente un macho adulto.

Ocho especies de simios han invadido las sabanas africanas, probablemente a partir de las selvas, pues los simios evolucionaron en el bosque tropical. Hay cinco especies de papiones, todas muy afines entre sí, que se sustituyen geográficamente. Los papiones cinocéfalo, anubis, de Guinea y chacma viven en la sabana; la quinta especie, el papión sagrado, habita terrenos áridos y rocosos. Hablaremos de las principales características de los papiones.

Los monos patas viven en zonas áridas de los bordes del desierto de Sáhara, así como en la sabana de altas hierbas. Los cercopitecos carinegros nunca se alejan de las franjas de bosque, y, por último, los geladas ocupan sabanas en las altiplanicies de Etiopía.

Todos los papiones de la sabana y los cercopitecos carinegros viven en grandes manadas que incluyen numerosos machos adultos. Los grupos básicos del papión sagrado, del gelada y del patas poseen sólo un macho adulto. Estos grupos de un solo macho posiblemente son una adaptación a un medio ambiente pobre y áspero. Como un macho puede fecundar cualquier número de hembras, todos los machos son eliminados del grupo y abandonados a su suerte. Cuando hay mayor abundancia de alimento es posible la convivencia de varios machos.

Las manadas de papiones de sabana varían mucho de tamaño. Por término medio constan de 27 individuos en las zonas áridas de África sudoccidental, 46 en Rhodesia y 80 en el Parque Nacional de Amboseli, Kenia.

Las principales características de los papiones

Los papiones duermen en árboles durante la noche, y salen de la zona central por el día para forrajear semillas, frutos, flores, bulbos y hierbas. En la estación seca pueden excavar hoyos de hasta 38 cm en busca de raíces y tubérculos. Estas son algunas de las principales características de los papiones.

A veces, cuando hay una plaga de insectos, los papiones se los comen, pero en otras ocasiones tienden a comer insectos sólo cuando el alimento vegetal es escaso. Algunas manadas matan de vez en cuando liebres, aves jóvenes o crías de gacelas.

En la manada de papiones, todos los machos adultos son dominantes sobre todas las hembras. Una hembra con cría adquiere temporalmente cierto rango, pero no parece que existan jerarquías permanentes entre las hembras. Los machos, por el contrario, tienen un orden jerárquico estrico, que se complica cuando se unen dos machos contra otro que es dominante sobre cualquiera de los dos primeros. Cuando existe una estricta jerarquía el macho dominante monopoliza potencialmente las hembras en celo. De forma que se arroga el 80% de la paternidad de la próxima generación. Otros machos tienen libertad para aparearse con hembras inmaduras o que no estén en celo.

El macho dominante es el animal más agresivo, tanto con otros miembros de la manada (incluso hembras) como con los intrusos. Las hembras con cría están bajo su protección.

Hasta el quinto año los machos jóvenes no consiguen dominio sobre las hembras.

Los papiones sagrados se comportan de manera diferente. Toda la manada se divide en grupos, cada uno con un único macho y media docena de hembras. Estos grupos y el de los machos jóvenes forrajean por separado durante el día y regresan por la noche a los riscos, donde todos duermen.

Las principales características de los papiones

Las hembras siguen al macho, de quien dependen sexualmente toda la vida, mientras que en otras especies el emparejamiento dura sólo mientras la hembra está en celo. Los machos impiden que sus rivales formen su propio harén, pero no son celosos. Un macho viejo permitirá a otro de sólo 2 años copular con hembras de tres o cuatro años.

A los tres o cuatro años, el macho empieza a formar su harén, emancipando una hembra joven de su madre. Dos años más tarde empieza a adoptar y reunir huérfanos de los dos sexos. Finalmente, una hembra es adoptada permanentemente. Cuando ésta alcanza la pubertad copulan y pasan a ser compañeros. Al topar con una forastera, el macho papión sagrado intenta añadirla a su grey, pero sin copular enseguida con ella. Cuando el macho muere o pierde sus hembras en un combate, éstas siguen a otro, que puede ser uno de los jóvenes.

HEMBRAS QUE COMPITEN EN JERARQUÍAS

Los geladas, al igual que los papiones sagrados, se reúnen en grupos dominados por un solo macho. Estos grupos, a su vez, se integran en enormes tropas. Sin embargo, sus relaciones dentro de la tropa y del grupo de un solo macho son diferentes. Los geladas hembras tienen un rango jerárquico claro: cada una de ellas domina a su inmediata inferior e intenta por todos los medios mantener al macho apartado de ésta. El resultado es que la hembra menos dominante tiene pocas probabilidades de producir descendencia.

Los patas viven en grupos de un solo macho y hasta 10 hembras con su prole. Los grupos poseen territorios de unas 5.000 Ha y rara vez se encuentran. El grupo recorre a diario casi un kilómetro comiendo insectos, huevos de ave y frutos. Las hembras tienen un orden jerárquico y la hembra dominante guía los desplazamientos del grupo, siendo una de las principales características de los papiones. El macho actúa de centinela y en caso de peligro grita para atraer sobre si la atención mientras los demás escapan.

Los cercopitecos carinegros pertenecen al género Cercopithecus, que posee muchas especies de selva. Viven cerca del borde del bosque, donde los frutos e insectos son más abundantes que en campo abierto.

Su organización social es la menos rigurosa de todos los simios de la sabana y viven en pequeños grupos de 6-20 individuos, de todas las edades, con un ligero exceso de hembras. Los machos son dominantes sobre las hembras, pero entre aquellos el rango jerárquico está poco marcado.

Los territorios de los grupos se superponen ligeramente, aunque poseen zonas centrales (grupos de árboles o árboles aislados) que por lo general son utilizados por un solo grupo.

COLA QUE SIRVE DE APOYO

El mono patas se apoya sobre su cola para atisbar por encima de las hierbas altas. Simio bien adaptado a la vida terrícola, posee largos antebrazos y piernas, dedos cortos y cuerpo grácil y delgado como el de un galgo. Estos rasgos le prestan velocidad y agilidad. El macho pesa unos 12 kg y la hembra solamente 5-7 kg. El pelaje es pardo rojizo, excepto por debajo y en la grupa, que es blanco en los machos adultos.