Sociocracia, más allá de la democracia, hay formas mejores de gobierno.

Sociocracia, más allá de la democracia, hay formas mejores de gobierno.

SOCIOCRACIA, más allá de la democracia, hay formas mejores de gobierno.
El problema de las asambleas de toda la vida es que a veces son interminables, se atascan o se bloquean. No hay bastante transparencia, hay favoritismos y protagonismos que al final desembocan en que las cosas no sean ni tan horizontales, ni tan ecuánimes como deberían.

En momentos en los que organizarnos se convierte en una necesidad imperiosa, lo imprescindible sería implementar nuevas dinámicas sociales que sean mas ecuánimes, más ágiles, más transparentes y sobre todo más eficaces.

Las búsquedas de consenso son por ejemplo uno de los talones de Aquiles del antiguo formato de asamblea, ya que pueden hacerse eternas. La Sociocracia tiene herramientas innovadoras para desbloquear ese tipo de procesos, a base de rondas de consentimiento.


¿Qué es la sociocracia?
La sociocracia es una
nueva dinámica de autogobierno, creada para facilitar y mejorar la gestión de proyectos y empresas. Está arrasando en la escena cooperativista y es perfectamente aplicable a la política.

Una nueva forma de autogobierno que permite escuchar todas las voces, elimina los favoritismos, tamiza los egos y permite a la organización comportarse como un organismo vivo.

Su objetivo principal es el de desarrollar la co-participación y corresponsabilidad de los actores, otorgando poder a la inteligencia colectiva y poniéndola al servicio del éxito de la organización.

Origen



Uno de los primeros en usar el vocablo en el siglo XV fué el filósofo francés Augusto Compte, conocido como el padre de la sociología y el positivismo.Pero el desarrollo de la metodología se le atribuye al ingeniero holandés de origen Quakero llamado Gerard Enderburg. Al heredar la gerencia de la fábrica de su padre, observó lo mucho que afectaban en los resultados, los conflictos entre los trabajadores. Estaba convencido de que a mayor bienestar de sus empleados, mayores beneficios conseguirían. Y así lo demostró con la práctica en su propia fábrica.

Aprovechando sus conocimientos de consenso, ya que se había formado en una escuela de orientación pacifista, que promulgaba el uso del consenso en las clases, decidió crear un sistema de toma de decisiones más justo y efectivo.
Inspirándose en la manera en que se organiza la naturaleza con sus fractales, la ingeniería social y el consenso,
creó una nueva herramienta para gestionar proyectos y organizar empresas con mucha mayor eficacia y bienestar.
La Sociocracia devuelve el poder a la colectividad y reconcilia la libertad individual con el poder de la inteligencia colectiva.

También hay quien la define como: Escuela de responsabilidad y libertad, por el compromiso individual que exige su práctica.

En Navarra, tenemos Arterra, una ecoaldea pionera en la aplicación de la Sociocracia, fundada en 2016. Nos queda pendiente una entrevista con una de sus fundadoras: Mauge Cañada.
https://arterrabizimodu.org

Los tres principios sociocráticos.

1. Equidad. Todas las voces se escuchan por igual. Fin de los protagonismos y favoritismos
2. Transparencia. La información circula libremente, se reparte por igual y es asequible para todas.
3. Eficacia. Agilización de procesos de ciclo corto, para el éxito de los objetivos mediante herramientas y dinámicas.

Nube de palabras clave:

Consentimiento.
Interdependencia.
Equilibrio.
Inteligencia colectiva.
Autogestión.
Responsabilidad.
Fractalidad.
Organización sistémica en círculos interconectados y anidados. Ver gráfico arriba.
Reparto y delegación del poder.

Autonomía de los círculos.
Sistema abierto vinculado a otros:
economía del bien común, permacultura, comunicación no violenta, facilitación de grupos, etc.
Equivalencia.
Compromiso de coherencia.
Decisiones en círculos.
Propuestas colectivas o anónimas en lugar de nominativas.

Beneficios de la Sociocracia aplicada
Agiliza los procesos y mejora los resultados.

Genera cohesión en el grupo.
Aumenta el bienestar de sus participantes.
Mantiene intacta la libertad y el poder de las personas.
Distribuye el poder equitativamente.

¿Qué diferencia hay entre consenso y consentimiento?

En el resultado no parece haber mucha diferencia, la cosa está en la manera de alcanzarlo.
Al consenso, se tarda mucho en llegar y a veces hasta se puede estancar o se acaba bloqueando el proceso.
Al consentimiento se llega escuchando las objeciones de cada miembro y aceptándolas como regalos que nos ayudan a pulir al máximo la idea.
Con cada ronda de consentimiento, se busca llegar al punto mínimo en que por lo menos, todos los miembros puedan vivir con ello.

¿Podría la Sociocracia acabar con el engaño del partidismo político?

¿Te imaginas un congreso con propuestas anónimas, sin saber quién las ha hecho y de qué partido era? ¿No sería una maravilla?
Votarlas simplemente porque son útiles, y porque benefician a la mayoría, en lugar de usar el voto como estratagema para beneficiar o perjudicar a otros.
Desde dentro del ojo del huracán parece que hay calma chicha pero el torbellino está afuera.

Vivimos un momento tan peculiar, que creo que apenas percibimos el alcance y el calibre de las situaciones y decisiones que se están tomando por nosotros.

https://sensetribe.com/es/2018/04/23/que-es-la-sociocracia-3-0/https://www.elconfidencial.com/sociedad/2015-12-27/sociocracia-en-espana-la-aventura-de-arterra_1124221/https://www.sociocracyforall.org/es/conference_access/https://en.wikipedia.org/wiki/Gerard_Endenburghttps://sociocraciapractica.org/formaciones/creacion-colectiva-de-propuestas/