Stellantis, el cuarto grupo de automoción con más volumen

Stellantis, el cuarto grupo de automoción con más volumen
Imagen de automobile-magazine.fr

Stellantis, el cuarto grupo de automoción con más volumen

Se trata de la nueva empresa formada por la fusión entre el fabricante de automóviles francés PSA Group y el fabricante italoamericano Fiat Chrysler Automobiles. Se trata de la culminación de unas negociaciones que se remontan al año 2019. Ya se sospechaba sobre esta fusión desde el 3 de noviembre de 2019, tras un informe en el diario italiano La Stampa, en el que se afirmó que FCA y PSA pretendían firmar el acuerdo final de fusión en cuestión de semanas. Esta fusión concluyó el 16 de enero para crear el cuarto grupo de automoción con más volumen del mundo.

Ahora mismo Stellantis cuenta con más de una docena de marcas de automóviles: Alfa Romeo, Chrysler, Dodge, Fiat, Lancia, Jeep, Ram y Maserati por parte de FCA; y Citroen, DS, Opel, Peugeot y Vauxhall del Grupo PSA. Este último fabricante se conoció como PSA Peugeot Citroen, cambiando de nombre en 2016 a PSA Group, antes de agregar a Opel y Vauxhall de GM a principios del año 2017.

Algunos datos más sobre Stellantis, el cuarto grupo de automoción con más volumen del mundo.

Stellantis está constituida en Ámsterdam pero tiene una dirección comercial en Londres. Las principales operaciones abarcan América del Norte y América Central, así como Europa, y las acciones públicas se negocian en los mercados de valores francés, italiano y estadounidense. Carlos Tavares es director ejecutivo del nuevo fabricante de automóviles, es el ex presidente de PSA Group.

El 18 de enero de 2021, el grupo dio comienzo a su cotización en las bolsas de valores de Milán y París, y a partir del 19 de enero de 2021, en la bolsa de valores de Nueva York.

El desarrollo de productos compartidos significa que los compradores pueden ver vehículos basados ​​en otras plataformas de otras marcas, por ejemplo, un Chrysler o un Dodge basado en un Peugeot. Al menos por ahora, eso parecería más probable que un Peugeot real que venga a Estados Unidos. El entonces PSA prometió en la última década regresar a Norteamérica, pero la fusión, según se informa, complica esas perspectivas.