Los taxistas de Londres se juntan para denunciar a Uber

Los taxistas de Londres se juntan para denunciar a Uber

Los taxistas de Londres se juntan para denunciar a Uber

Uber se enfrenta a acciones legales por parte de miles de taxistas de Londres que se han agrupado para acusar a la empresa de transporte privado de operar de forma ilícita en Reino Unido.

Los conductores de los típicos taxis negros de Londres se están planteando demandar por millones de libras a UBER. Alegan que la empresa permitió a sus conductores aceptar reservas directamente de los pasajeros en lugar de a través de su control central, durante un periodo de cinco años.

El mercado de transporte privado de pasajeros en Londres está fuertemente regulado. Solamente los distintivos taxis negros, conocidos como vagones Hackney pueden recoger a los pasajeros que los solicita por la calle.

El gran reclamo del grupo, al que ya se han sumado 4.000 conductores, está recibiendo asesoramiento de los despachos de abogados RGL Managements y Mishcon de Reya.

En una declaración, RGL alega: “Uber operó ilegalmente infringiendo la Ley de vehículos de alquiler privado (Londres) de 1998 desde junio de 2012 hasta marzo de 2018.”

“Uber permitió a los conductores aceptar reservas directamente cuando no tenían licencia para hacerlo. El hecho de que Uber no se adhiriera al marco legal pertinente provocó una pérdida de ingresos para los conductores de taxis negros con licencia. Ellos continuaron operando legalmente y estaban sujetos a estrictas reglas y requisitos legislativos y reglamentarios en todo momento «.

Ahora los taxistas de Londres se juntan para denunciar a Uber y ejercer más presión.

La compañía rechaza totalmente que los taxistas de Londres se junten para denunciar a Uber

Una portavoz de Uber dijo: “Uber opera legalmente en Londres y estas acusaciones son completamente infundadas».

«Estamos orgullosos de servir a esta gran ciudad global y a los 45.000 conductores de Londres que dependen de la aplicación. Así obtienen oportunidades de ingresos y están comprometidos a ayudar a las personas a moverse de forma segura».

Londres, con alrededor de 3,5 millones de usuarios y alrededor de 45.000 conductores. Se trata del mercado más grande de Uber en Europa y ha sido calificada como una de las ‘cinco fabulosas ciudades’ del grupo. Junto con Nueva York, San Francisco, Los Ángeles y São Paulo.

Estos conductores representaron aproximadamente una cuarta parte de los ingresos globales de la compañía antes de la pandemia.

Sin embargo, la compañía ha estado bajo una presión persistente en Londres y enfrentó la amenaza de que el regulador Transport for London (TFL), le quitase su licencia el año pasado por motivos de seguridad.

En septiembre pasado, Uber ganó una apelación judicial para permitirle continuar operando en Londres después de que TFL se negara a renovar su licencia.