El temible ejército vikingo: lo que debes saber

El temible ejército vikingo: lo que debes saber

El temible ejército vikingo: lo que debes saber

Una de las cosas que más llama la atención sobre los vikingos, es el imaginario que se ha creado en torno a la figura del guerrero vikingo. Considerándolos siempre crueles, letales, saqueadores de iglesias, asesinos, violadores, etc. Imaginario que en parte es falso.

En este artículo hablaremos de cómo luchaban los vikingos y daremos una versión mucho más fidedigna que las imágenes que el cine y otros elementos, que han llegado a estereotipar una figura del vikingo que no se corresponde con la realidad. Lo que realmente caracterizaba a un vikingo era, entre otras cosas, su actividad como saqueador e incursor, y en base a estas prácticas, desarrollaron su forma de luchar.

Puede que te interese:

Un ejército no tan grande

Aunque existieron ejércitos vikingo profesionales de gran número como el Gran Ejército Danés del s. IX o el ejército de Harald Hardraada en Stamford Bridge, no fue algo habitual. Los vikingos fueron soltados de infantería que luchaban en pequeños grupos.

Los grupos más numerosos no llegaron a aparecer hasta bien avanzada la Era Vikinga, cuando la sociedad se volvió más compleja y centralizada, y donde los saqueros pasaron a la conquista y la colonización de territorios. Aun así, los vikingos siguieron siendo tropas de infantería de tamaño mediano o pequeño.

El ejército vikingo no era tan grande

Forma de luchar acorde a su mentalidad

Es posible que no fuesen los mejores guerreros de su época en cuanto a técnicas, tácticas y armamento. Su actitud en la lucha estaba promovida hacia la vida y la muerte, dándoles predisposición para ser guerreros letales e implacables en su época.

La mentalidad de los vikingos era una vinculación entre la ideología y la guerra. El destino estaba escrito y no podía ser cambiado, sin importar lo que uno hiciese por cambiarlo. Además, no había mayor honor en un vikingo que morir luchando en combate, puesto que así accedía al Valhalla (gran salón donde se reunían los caídos en batalla).

Un ejército vikingo era ligero

Su mejor método fue la guerra relámpago (strandhögg), que consistía en un ataque rápido. Esto era debido a que necesitaban llevar un equipaje ligero de transportar en barco y más manejables, dando lugar a un menor tiempo de ataque.

Los vikingos nunca fueron caballeros, sino soldados de infantería debido a su tipo de ataque, forma de guerra, así como la necesidad de desplazarse en barco. Transportar caballos en sus barcos en largas distancias no era algo común en ese entonces.

Como sabemos, la infantería era la fuerza de combate que luchaba con armas portátiles como espadas, arcos, hachas, lanzas, cuchillos, alabardas, etc. y especializada en la incursión en territorio enemigo, llevando equipos y armas ligeras que les diesen movilidad a la hora de transportar y explorar.

Soldados no profesionales

La sociedad escandinava de la época no contaba con grandes reinos o reyes/líderes, la mayoría de los vikingos no eran soldados o guerreros profesionales, sino que compartían su tiempo con ser granjeros, campesinos, comerciantes, artesanos, etc. y la mayoría de campañas (como saqueo o pillaje) se realizaba en verano, cuando las tareas de las granjas se terminaban, volviendo al final del verano para volver a empezar el ciclo de cosecha.

Cómo luchaba el ejército vikingo

Los guerreros escandinavos solían luchar en pequeños grupos de asalto formados por hombres que tenían lazos familiares, de lealtad, tribales o comerciales.

Su equipamiento variaba en función de la riqueza del guerrero. Normalmente usaron lanzas, arcos, hachas de guerra, espadas, cascos de cuero, protecciones de cuerpo y escudos redondos. Los más ricos poseyeron protección parecida a la cota de malla y yelmos cónicos.

Cuando los grupos de escandinavos se juntaban en un ejército más grande, no solían tener una organización mayor, sino que luchaban con sus grupos y líderes. El resto de combatientes podían ser iguales a ellos, pero eran extraños. Hasta que no aparecieron los reinos vikingos con líderes poderosos que unificaron tribus, clanes y grupos no fue posible crear una infantería organizada y homogénea bajo las órdenes de un solo hombre.

El tamaño del ejército podría llegar a contar entre 300 y 400 hombres, según las fuentes que se han encontrado. Eran tropas pequeñas que se encontraban cohesionadas por un líder fuerte cuyas cualidades guerreras debía haber demostrado. Muchos de ellos solían morir jóvenes en batallas ya que su valentía era el motor que movía a sus hombres. 

El temible ejército vikingo: lo que debes saber

Armas ofensivas

Cada vikingo llevaba lo que podía permitirse, sin embargo, las armas que podían ser comunes a todos eran arcos, lanzas y hachas.

  • Arcos. Eran de madera de tejo, fresno u olmo recubierta de cuero y, según la leyenda, las cuerdas estaban hechas a base de cabello trenzado de vikingas.
  • Lanzas. Eran una de las armas más apreciadas, por su eficacia y eran más baratas que una espada. Medían entre 2-3 m. de altura, con mango de madera y hoja de hierro. Fueron utilizadas como proyectiles y para combates cuerpo a cuerpo.
  • Hacha. fue el arma estrella de los vikingos y se ha hallado en casi todos los yacimientos, incluidos en ajuares femeninos. Podían ser de mango corto (utilizadas en agricultura como para la guerra) y mango largo, también las hachas de guerra a 2 manos (daneaxe), que eran para combate y requerían destreza.
  • Espada. Eran caras y sólo unos pocos se las podían permitir. Se llevaban en una vaina de madera forrada de cuero y se colgaban con correa al hombro o del cinturón. Las hojas de 90 cm eran las más habituales.
  • Cuchillos. Fueron muy usados, podrían ser pequeños ( knifr )y grandes (saex). Generalmente eran anchos, de un solo filo y se llevaban en una vaina de cuero colgada horizontalmente del cinturón o tahalí.
Armas del ejército vikingo

Armas defensivas

Como las armas ofensivas, las defensivas variaron en función de lo que el vikingo se pudiese permitir. Las más básicas era el escudo de madera de tilo y redondo, de un metro de diámetro y decorado.

También se usaron yelmos cónicos y con nasal, aunque apenas hay restos en yacimientos arqueológicos escandinavos de la Era Vikinga. Era destinado a vikingos con economía holgada y que se dedicasen a la guerra o saqueos. Es posible que la mayoría de vikingos usasen castos de cuero endurecido con un nasal en hierro. Y nunca, nunca, llevaron cascos con cuernos.