The social dilemma, la verdad sobre las redes sociales

The social dilemma, la verdad sobre las redes sociales

La cruda verdad sobre las redes sociales

Os mostraron la verdadera verdad sobre las redes sociales.

Cuando tú eres el producto y el productor; (pero los millonarios son ellos).
Todos sabemos lo mucho que nos han cambiado la vida las nuevas tecnologías de comunicación, sobre todo los que nacimos antes de internet y aún recordamos cómo era la vida antes de los móviles.
Pero lo que muchos no alcanzamos a comprender todavía, es cómo funciona desde dentro su modelo de negocio, el alcance que llegan a tener sus estrategias, hasta dónde nos manipulan y cómo usan nuestros datos.

Las redes sociales son plataformas informáticas que se crean vacías y se van llenando automáticamente con nuestros contenidos, de los que ellos extraen nuestros datos personales, hábitos, gustos y preferencias. En ese momento actuamos como productores, proporcionando el contenido de sus plataformas y añadiendo valor a las mismas.

Cómo funcionan

Una red social sin gente, no vale nada. Por eso somos el activo clave para esta empresa.

Una red social con 2450 millones de usuarios, cotiza en bolsa y es una de las cinco tecnológicas más grandes y poderosas del planeta (FAMGA Facebook, Apple, Microsoft, Google, Amazon) capaz de vender con nuestro consentimiento, nuestros datos al mejor postor, para beneficio propio y de quien lo pueda pagar: individuos, empresas y gobiernos.

Alcance de las redes

El boom del Whatsapp y este tipo de aplicaciones marcan un hito histórico que marca un antes y un después en la forma en que nos relacionamos los seres humanos.
La hiper-conectividad, provoca aislamiento, neurosis varias, y sobre todo nos desconecta del momento presente y de las personas y situaciones que nos rodean presencialmente. Pero ese sería un tema para otro artículo.


Una buena campaña puede vender millones de productos que nadie necesita, o hacer cambiar el rumbo político de un país, haciendo que gane uno u otro presidente.
Las redes han provocado en numerosas ocasiones el hundimiento de una marca, o el suicidio de jóvenes adolescentes.
Nadie lo regula, más que el dueño del chiringuito para su propio beneficio.
Y todo ello, gracias a todo el conocimiento que han acumulado sobre nosotros, y que les seguimos regalando.

Cómo usan nuestros datos: su producto

Lo que hacen las redes sociales, e internet en general, a base de “cookies,” es almacenar todos nuestros gustos y hábitos de tal manera que los finos algoritmos pueden localizarte cualquier tipo de público objetivo: Mujeres de pelo largo que gustan de usar peineta en una zona geográfica concreta, por ejemplo.

Su modelo de negocio: ganar dinero con la publicidad de anunciantes que pagan sus tarifas en función del número de usuarios de tal o cual sector.
Además la automatización e integración de esos procesos de trabajo llega todavía más lejos.

Puedes poner la campaña en automático para que solita vaya recogiendo los datos, contestando los mails, filtrándolos y vendiéndoles lo que quieras.

¿Si te preguntas qué venden Google y las redes sociales?

Lo que venden fundamentalmente es nuestra presencia y atención: las venden caras y se hacen millonarios.
Pero no contento con eso, el Sr. Zuckerberg, CEO de FBook se atrevió a vender (o filtrar, no sabremos nunca la verdad) nuestros datos a terceros, por lo que tuvo pagar 500 Millones de euros recientemente. Ver la noticia completa en bbc.com.

Los números: la verdad sobre las redes sociales

Cómo nos manipulan

La combinación de los avances en neuro-márketing, inteligencia artificial, matemáticas y robótica, puestos al servicio del capitalismo salvajes, les han permitido crear superordenadores que calculan algoritmos que con nuestros datos aprenden cómo vendernos sus productos.

Lo que sí hay que reconocer es lo bien organizado que está todo eso.
Cómo han sabido sacar a jugar a nuestros egos con el sistema de likes y demás juguetitos digitales.

Qué bien aprovechada nuestra paja mental de ególatras narcisistas, los que pensamos que a alguien interesa lo que publicamos….

Pero funciona: estupidiza, da gustito y alimenta calmando el ansia del ego.

Todo perfectamente orquestado para mantenernos en el sofá, consumiendo por amazon exactamente lo que ellos quieren que consumas.

Sin embargo existen algunas redes más sociales, que ya están compartiendo con sus usuarios las millonadas que ganan. Ver Pride.com, aunque es de Google, y Minds.com, entre otras.
Pagan por postear y por likes. Algo más justo si es. Buscadores como Qwant o Thor, te permiten navegar sin dejar rastro, sin publicidad y sin espionaje de cookies.


Para profundizar en el tema, recomiendo enfáticamente el documental “The social dilemma” narrado por Woody Harrelson y dirigido por Jeff Orlowski. Disponible en Netflix.
Es escalofriante escuchar por boca de los mismos desarrolladores, cómo han programado todas las redes sociales para hacernos adictos, con ese desparpajo.

Sin embargo las redes, usadas con intenciones sociales, artísticas y no comerciales, han permitido la creación de enormes grupos de afinidad que están posibilitando cambios y avances significativos.
Por lo que aunque predomine la estupidez humana, la internet en sí es neutra, como un cuchillo, es el uso/abuso que le demos, quién y con qué intenciones se gestionan, el asunto.

Otras fuentes:
https://www.juancmejia.com/marketing-digital/estadisticas-de-redes-sociales-usuarios-de-facebook-instagram-linkedin-twitter-whatsapp-y-otros-infografia/
https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-43720004
https://blogdatlas.wordpress.com/2020/09/21/3-reflexiones-sobre-social-dilemma-el-dilema-de-las-redes-sociales-documental-en-netflix-y-un-ejemplo-mexicano-columna-de-opinion-datlas/