La vida en grupo de los animales: más posibilidades

La vida en grupo de los animales: más posibilidades

La vida en grupo de los animales

Para muchos animales resulta fundamental vivir reunidos. El grupo los protege, los ayuda a encontrar alimento y pareja y aumenta sus posibilidades de sobrevivir.

La mayoría del millón largo de especies animales conocidas cooperan con otros individuos de sus especies sólo para emparentarse, abandonando a su suerte la progenie. Pero otros animales sobreviven gracias a constituir una sociedad adecuada. Un buen ejemplo son los antílopes. Muchos de ellos pululan en grandes manadas y normalmente los leones, leopardos y otros enemigos no atacan al grupo. El depredador ataca de improviso a animales solitarios separados del grupo por estar enfermos o heridos, o por ser demasiado viejos o jóvenes para poder seguir al grupo. Incluso cuando el depredador persigue una presa dentro del grupo suele desconcertarse, renunciando a la caza.

Tipos de asociaciones en los animales

En todo grupo natural de animales superiores rige una cierta organización. Cada animal ocupa un lugar dentro de la estructura comunitaria y cuando el alimento, el lugar para anidar o la pareja escasean, los individuos más sanos o fuertes tienen preferencia, reduciéndose la lucha.

Cuando contiene pocos individuos, como en las cuadrillas de lobos, el grupo tiende a jerarquizarse según el “orden del picotazo”, así llamado por haberse estudiado primero en gallinas. El animal más fuerte y confiado adquiere el rango máximo; domina a todos los otros y se arroga el derecho de morder o picar a sus subordinados, que no osan hacerle frente, y así ocurre en cada eslabón de la cadena de subordinación.

La vida en grupo de los animales: más posibilidades

Sin embargo, en el mundo animal reina un considerable grado de organización, de modo que las asociaciones rara vez son simples “órdenes de picotazo”. Aparte de las asociaciones especializadas de reproducción, muchas comunidades animales se basan en el grupo familiar.

Los gibones, que son monógamos, vagan en grupos familiares formados por la pareja de adultos y sus jóvenes descendientes. Las familias de gansos y cisnes se agrupan en grandes bandadas durante el invierno, pero las unidades familiares se mantienen dentro de la bandada. Las ardillas terrestres de Norteamérica, llamadas perrillos de las praderas colinegros, habitan en “ciudades” de unos mil habitantes que ocupan hasta 35 Ha. Estas ciudades se dividen en clanes, subdivididos a su vez en patriarcados formados cada uno por un macho adulto, dos o tres hembras y sus crías. Los machos repelen los intrusos de los patriarcados vecinos, y así se logra cierto equilibrio entre el alimento disponible y la población.

Jerarquía en la vida en grupo de los animales

Aunque por lo general el dominante es un macho, en algunas especies la dirección de la asociación recae sobre hembras. Fuera de la época de cría, los ciervos machos forman rebaños separados que se disgregan al sobrevenir el celo para atraer hembras de los rebaños. Pero una hembra vieja puede conservar la jefatura cuando el rebaño es amenazado.

Las sociedades de insectos más organizadas se componen de una o más hembras fértiles y su descendencia. El trabajo del hormiguero es compartido por diversas castas (reina, obreras y machos o zánganos) que se reparten los trabajos necesarios para el mantenimiento de la sociedad. La abeja reina controla su descendencia mediante sustancias que segregan una glándulas que posee en la cabeza. Evita la producción de nuevas reinas o hijas fértiles que pudieran competir con ella, y estimula la producción de hembras estériles u obreras.

La influencia del hábitat

El tipo de sociedad puede quedar determinado por el hábitat. Los gibones viven en selvas tropicales y, como pasan mucho tiempo en las copas de los árboles, no suelen ser importunados por depredadores. Lanzándose de árbol en árbol a gran velocidad escapan con facilidad de su más peligroso enemigo: el leopardo. Les basta vivir en grupos familiares para estar protegidos.

Los papiones, en cambio, encuentran casi todo el alimento en el suelo y son más vulnerables a los ataques. Por ello viven en manadas estrictamente organizadas de 25-30 animales, aunque se han visto algunas de hasta 200. Los papiones cooperan entre sí y tienen mayores posibilidades de sobrevivir que un animal en solitario. Los machos defienden a las hembras de cualquier ataque cuando aquellas se afanan con las crías.

La vida en grupo de los animales para reproducirse

Para muchos, la vida en grupo de los animales es sólo para procrear, y llevan una vida solitaria fuera de la época de reproducción. Las agrupaciones numerosas durante esta época permiten el entrecruzamiento de la población reproductora, aumentan la probabilidad de encontrar pareja y posiblemente estimulen el instinto sexual. Las asociaciones reproductivas tienden a elegir sitios seguros para aminorar el peligro de los depredadores. Entre las aves marinas se encuentran numerosas asociaciones de este tipo. Medio millón de pájaros bobos reyes ocupan 7 Ha.

De terraza litoral en la isla de Macquarie, y el promedio de aves en las alcatraceras del Atlántico Norte es de 8.000-10.000 parejas. Los territorios de los nidos equidistan lo suficiente para que las aves no se alcancen con sus picos. Rara vez las luchas por el territorio son sangrientas, pues todo animal parece estar en desventaja fuera de su territorio. Las matanzas entre animales de la misma especie son biológicamente ruinosas, por lo que las armas y técnicas de lucha han evolucionado de tal modo que el individuo menos vigoroso de igual especie tiene la posibilidad de escapar.

Para luchar entre ellos, los animales utilizan sus defensas de tal forma que pocas veces se infligen daños serios. Los agudos cuernos de los antílopes órix y las cuernas ramificadas de los venados se entrelazan cuando dos de estos animales luchan de manera que la contienda no pasa de ser una simple exhibición de fuerza.

Pero las mismas armas pueden ser mortíferas usadas contra otro animal de especie diferente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *